martes, 26 de abril de 2016

Radiografía de la EDUCACIÓN en Argentina

Hay más alumnos en colegios públicos que en privados. Pero se registra mucha disparidad entre las provincias. Cuáles distritos tienen más docentes por chico y cuáles menos
La educación es uno de los pilares básicos para la formación de las personas tanto intelectual como socialmente. En la Argentina, las universidades públicas fueron ganando cierto reconocimiento, pero ¿qué pasa con la educación primaria y secundaria? Los resultados de los exámenes PISA 2015 –que se conocerán a fines de este año- arrojaron resultados preocupantes y desalentadores. Hace años que los especialistas en educación del mundo advierten que el nivel intelectual en los países de América Latina decae notablemente año a año. Un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), reveló que en Argentina el rendimiento de los estudiantes de aproximadamente 15 años es alarmante.
De los 64 países que aparecen en el informe, Perú, Colombia, Brasil y Argentina están entre los diez con peor nivel de sus estudiantes para resolver ejercicios de matemática, ciencia y lectura. Infobae accedió al último relevamiento del Ministerio de Educación (correspondiente a 2014) que revela que el 70,9% de los alumnos argentinos van a escuelas del Estado, mientras que el 29,1% restante a colegios privados. Es decir que de los 10.988.786 de alumnos matriculados del país, 7.792.829 dependen de la enseñanza pública. Los otros 3.195.957 asisten a establecimientos privados.
Si nos guiamos por las cifras, diríamos que en el país debería haber un docente cada 15 alumnos, algo que resulta lógico, pero ¿cómo están distribuidos los profesores en las provincias? Buenos Aires concentra la mayor cantidad de alumnos y docentes: 4.087.614 estudiantes para 210.706 trabajadores. De ese total, la mitad están en el Conurbano: 2.495.789 para 120.307 maestros, es decir, un docente cada 20 alumnos. Las provincias con menor cantidad de docentes y estudiantes son Tierra del Fuego, Santa Cruz, La Pampa y La Rioja, pero su distribución es proporcional: cuentan con al menos un docente cada diez alumnos.
El 74,84% de los docentes (529.569) pertenecen al sistema educativo estatal, mientras que el 25,15% restante (178.011) al privado, que registró un crecimiento notable (del 87%) de matriculados en el periodo 2003-2010. No obstante, niños y jóvenes continúan educándose en establecimientos educativos estatales y su mal rendimiento en exámenes internacionales reabre la polémica sobre la calidad educativa en el país.
"El bajo rendimiento en la escuela tiene consecuencias a largo plazo tanto para los individuos como los países. Los alumnos con un rendimiento bajo a los 15 años tienen más riesgo de abandonar completamente sus estudios; y cuando una gran proporción de la población carece de habilidades básicas el crecimiento económico de un país a largo plazo se ve amenazado", señaló el estudio de OCDE en el que Argentina quedó muy mal parado, al igual que Brasil, Colombia y Perú.
En los exámenes de lectura no alcanzaron el mínimo establecido el 53,6%; en Ciencia el 50,9% y en Matemática el 66,5%. Chile, Costa Rica y México son las naciones de la región con mejor rendimiento escolar. A su vez, la OCDE encontró relación entre el rendimiento de los alumnos y su condición socioeconómica, por lo que expertos sugirieron políticas públicas que tiendan a mejorar los promedios de los alumnos.
PISA evalúa con una graduación de 1 a 6 las distintas asignaturas. Los alumnos que acceden a niveles 1 y 2 no llegan a desempeños básicos. "En matemáticas se traduce a que los chicos no pueden resolver problemas simples. Por ejemplo, regla de tres simple, cuentas de operaciones con problemas que impliquen suma, resta, multiplicación y división", sostuvieron. La media sobre la que se midió el bajo rendimiento es 23%. Argentina supera el 66%. En tanto, crece la cantidad de alumnos que arrancan la escuela: de 2010 a 2014, hubo 1.118.277 nuevas matrículas en todo el país.

Fuente: http://www.infobae.com/2016/04/25/1806884-radiografia-la-educacion-argentina