sábado, 10 de agosto de 2013

Un LIBRO revela que Sergio MASSA decidió postularse cuando ELIGIERON al PAPA


Lo escribió el periodista Pablo de León y hoy sale a la venta. Para Massa fue clave la designación de Bergoglio.
Un libro que estará desde hoy en las principales librerías de la Capital y el Conurbano, cuenta la historia política de Sergio Tomás Massa y devela una señal que lo decidió a competir. El candidato del Frente Renovador es mostrado en su recorrido político, en su relación con su esposa Malena Galmarini y en lo que tomó en cuenta para dejar Tigre y saltar a la competencia electoral de 2013.
En “Massa, el salto del Tigre”, escrito por el periodista de Clarín Pablo de León y editado por Aguilar, se detalla cuál fue la señal que Massa tomó como el faro para su lanzamiento: la elección de Jorge Bergoglio como Sumo Pontífice.
El 13 de marzo de 2013 cambió la historia política de Sergio Tomás. En el Vaticano se decidió el nombre del Papa número 266 de la historia. La sorpresa invadió a todos en la Argentina y desató el júbilo. Massa se encontraba en su oficina, en una jornada más de trabajo. Tenía agendada la visita a la Municipalidad de Tigre de un grupo de jóvenes de la localidad de Rafaela, de la provincia de Santa Fe. En el hall de entrada de la Municipalidad aguardaba también el gerente de noticias de radio Mitre, Jorge Porta. Massa recibió allí a los jóvenes y conversaba animadamente con ellos e incluyó en la charla al periodista radial. Sin embargo, la atención enseguida se dirigió hacia un aparato de televisión, ya que ese momento había aparecido el tan anhelado “humo blanco”
Todos quedaron pendientes de la transmisión televisiva y la noticia los sorprendió: el nuevo papa era argentino.
El “Habemus papam” surgió de la temblorosa voz del cardenal protodiácono francés, Jean Louis Tauran, y el nombre de Bergoglio fue consagrado ante una Plaza de San Pedro pletórica de alegría. Esa misma emoción brotó en la oficina del Intendente de Tigre. Sergio Tomás sintió que el cuerpo se le desarmaba y comenzó a lagrimear sin poder contenerse. Ante la mirada de los jóvenes rafaelinos, sintió que algo había cambiado, como si ésa fuera una señal que le indicaba que era tiempo de asumir responsabilidades.
“Tomar decisiones”, se dijo Massa, en voz baja, sin reparar en que estaba rodeado aún de visitantes. Se sobrepuso a la emoción que lo embargaba y observó a los concejales santafesinos, junto a sus militantes.
Esto es una señal, chicos. Y hay que saber interpretarla”, razonó con la vista todavía empañada. Sintió que era una bendición, que su cuerpo recibió de lleno.
“Me pegó fuerte, fue una trompada al medio del mentón, dijo al llegar a su casa a su mujer Malena. La elección de Bergoglio cambió la ecuación de muchos. Incluso la de la Presidenta de la Nación. Massa comprendió entonces que era tiempo de definiciones.

Fuente: Diario Clarín