martes, 17 de agosto de 2010

Los Profesionales también quieren tener un Sindicato que los defienda [Argentina]


Médicos, ingenieros, psicólogos, dentistas, farmacéuticos, entre otros, ahora trabajan como empleados.

Nadie parece haber quedado a salvo de la precarización laboral en la Argentina. Ni siquiera los profesionales antes considerados liberales. Es que en los últimos años se está haciendo cada vez más común que médicos, psicólogos, ingenieros, farmacéuticos, bioquímicos y odontólogo empiecen a agruparse para formar sus propios gremios. ¿El fin? El mismo que el de cualquier otro sindicato: tener un convenio laboral, discutir paritarias con sus empleadores, conseguir mejores condiciones de trabajo.

El sindicato de Farmacéuticos y Bioquímicos (SAFYB), por ejemplo, consiguió hace apenas meses su personería gremial en el Ministerio de Trabajo. "Tenemos 1.890 afiliados, en su enorme mayoría farmacéuticos que trabajan en relación de dependencia en farmacias y droguerías", detalló Marcelo Peretta, presidente de SAFYB.

Según un estudio realizado por la entidad sindical, en 1905 el 99% de las farmacias de las principales ciudades del país eran propiedad de un farmacéutico. Hoy, en cambio, sólo el 11% de las farmacias pertenecen a un farmacéutico. La mayoría pasó a ser empleado.

Ese, de acuerdo a Peretta, fue uno de los factores que empujó a los farmacéuticos a agremiarse: "Antes éramos profesionales que tomábamos todas las decisiones con total autonomía y ahora somos simples empleados. Hoy un farmacéutico empleado en una farmacia tiene toda la responsabilidad técnica, pero gana apenas 150 pesos más que el empleado más jerarquizado de ese negocio".

En la actualidad el sindicato de farmacéuticos y bioquímicos se encuentra discutiendo su primer convenio laboral con tres cámaras empresarias. La pretensión de Peretta es que este año su gremio pueda tener su primera paritaria.

También la Asociación de Médicos de la Actividad Privada (AMAP) está en estos días negociando su primer convenio colectivo de trabajo con la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados (ADECRA). "La profesión liberal hoy es sólo para alguna especialidad en la que hay pocos médicos. La inmensa mayoría de los médicos ahora son empleados", dijo a Clarín Héctor Garín, secretario general de AMAP. Y agregó: "Como no se puede negociar, la patronal te impone lo que quiere de salario".

En la cámara que reúne a los sanatorios y clínicas, por su parte, explicaron que una vez que se firme el convenio de los médicos "tendremos a todos los trabajadores sindicalizados".

También existe el Sindicato Único Médicos Argentinos (SUMAR), que aún tramita su personería gremial en el Ministerio de Trabajo. Su secretario adjunto, Miguel Sagués, sostuvo: "Una enfermera hoy tiene más beneficios (obra social, aportes, jubilación, derecho a enfermarse y embarazarse) que un médico. Nosotros también somos trabajadores con derecho a pelear por mejores condiciones laborales".
 Otros sindicatos de profesionales son la Asociación Gremial de Odontólogos de la Ciudad de Buenos Aires (AGOCIBA), la Asociación de Psicólogos de la Ciudad y la Asociación Gremial de Operadores de Sistemas Informáticos y Afines (AGOSIA), que representa a ingenieros de sistema y de software, entre otros.

En el Ministerio de Trabajo también tienen bien detectado este nuevo fenómeno. "Han proliferado muchísimos gremios de profesionales, en especial de trabajadores de la salud", dijeron. "Antes eran una élite a la que ni se le ocurría sindicalizarse. Ahora se agremian porque ven que los que tienen por debajo en jerarquía ganan más que ellos".




Fuente: