jueves, 25 de agosto de 2016

La apuesta millonaria de la ciudad de Nueva York por sus bibliotecas públicas

La asignación de 43 millones de dólares y otros 38.8 millones de dólares asegura que estos centros puedan operar seis días a la semana e invertir en sus programas

En las bibliotecas muchos nos perdemos para bien. El escenario es familiar entre anaqueles que descubren historias, esquinas donde se aprende inglés y muchos leen sin parar mientras otros van a conectarse un ratito en la computadora.

Pero las bibliotecas, como muchas instituciones culturales, suelen luchar como personajes literarios legendarios para obtener los fondos que les permitan subsistir.

El pasado junio, el Concejo Municipal de la Ciudad de Nueva York llegó a un acuerdo con el alcalde Bill de Blasio como parte del presupuesto para el año fiscal 2017 que viabilizó que las bibliotecas públicas de la ciudad cuenten con una asignación de fondos que, ante todo, les permitirá servir seis días a la semana.

Esta semana, líderes de bibliotecas y del Concejo explicaron el significado de que las bibliotecas públicas de la ciudad cuenten con 43 millones de dólares en financiamiento basal ( baseline funding) -que no tiene que ser renegociado con la administración para el presupuesto del próximo año fiscal- además de 38.8 millones de dólares en financiamiento capital para los sistemas de bibliotecas públicas de Nueva York, Brooklyn y Queens.

La presidenta del Concejo Municipal, Melissa Mark-Viverito, explicó que las bibliotecas son "un pilar de las comunidades" que va más allá de los libros y que invertir en ellas "es una prioridad".

"Es la primera vez que tenemos 43 millones de dólares incluidos en el presupuesto para mantener las bibliotecas abiertas seis días a la semana. Antes había que luchar por ese dinero todos los años, ahora para el próximo presupuesto, ese dinero ya estará ahí", dijo al abundar sobre las dimensiones de esa asignación.

Tres sistemas que reciben 40 millones de visitas


Que las bibliotecas sirvan también en el fin de semana "no es un lujo", apuntó el concejal Jimmy Van Bramer, presidente del Comité de Asuntos Culturales y Bibliotecas.


"Nada derriba las barreras como las bibliotecas públicas. [...] Cada biblioteca debe estar abierta los sábados porque muchos de quienes necesitan las bibliotecas abiertas no pueden venir en la semana, muchos que tienen dos y tres trabajos, y el único momento que pueden venir es el sábado o el domingo", señaló Van Bramer.

Esos 43 millones de dólares, más los 38.8 millones de dólares -que asignó el Concejo para que los tres sistemas bibliotecarios de la ciudad mejoren sus servicios, contraten más empleados y amplíen sus programas educativos y culturales- no son suficientes, reconoció Mark Viverito.


"Pero es un comienzo para continuar invirtiendo y mejorar nuestras sucursales así como ayudar a crear nuevas sucursales", dijo quien recordó que en las bibliotecas muchos se pueden conectar a internet y hay programas diversos para adultos como el de enseñanza del inglés como segundo idioma.


El sistema de bibliotecas públicas de Nueva York, por ejemplo, que incluye 88 sucursales en El Bronx, Manhattan y Staten Island y cuatro centros de investigación tuvo 17.6 millones de visitas en el año fiscal 2016.


Los fondos son clave para que estas instituciones se mantengan vigentes, atentas a esta cambiante era digital y las necesidades de su comunidad tan diversa. Este financimiento que ahora se celebra puede entenderse en el marco de la campaña "InvestinLibraries".


Según un informe de 2016 de los tres sistemas de bibliotecas públicas de la ciudad, los recortes de años en los presupuestos desde el año fiscal 2008 sucedían mientras la demanda por servicios y programas en estas instituciones continúa en aumento. En 2015, Library Journal reportó las protestas en la ciudad por los recortes en el presupuesto del año fiscal 2016.


Anualmente, estos tres sistemas bibliotecarios -entre los tres- reciben 40 millones de visitas.Pero las bibliotecas de la ciudad divisan un panorama más claro.

La presidenta de la Biblioteca Pública de Brooklyn, Linda E. Johnson, explicó el impacto que tiene este financimiento que permite, por ejemplo, que el sistema pueda abrir seis días en la semana.


"En Brooklyn significa 1,000 días adicionales al año y 10,000 horas más de servicio. Cada hora adicional tiene un impacto duradero en la vida de nuestros usuarios. Desde clases de inglés como segundo idioma, acceso a Internet, hasta tomar prestado un gran libro".

http://www.univision.com/noticias/comunidad/la-apuesta-millonaria-de-la-ciudad-de-nueva-york-por-sus-bibliotecas-publicas