lunes, 18 de abril de 2016

"Se pondrá un fuerte acento en bibliotecología" / Ezequiel Martínez - Director de Cultura de la BN

Ezequiel Martínez, flamante director de Cultura de la Biblioteca Nacional, anticipa los pasos que Manguel dará a partir de julio
El viernes pasado, Ezequiel Martínez asumió formalmente como director de Cultura de la Biblioteca Nacional en reemplazo de Ezequiel Grimson, cuya renuncia fue un pedido del ministro de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto, a pesar de que su cargo era uno de los pocos concursados de la institución. Periodista cultural de larga trayectoria, Martínez asume su puesto en medio de una situación crítica, ya que los gremios de empleados estatales todavía negocian con las autoridades la reincorporación de los despedidos el mes pesado.
.....por el momento fueron anulados alrededor de 50 telegramas de los 240 firmados por la dirección actual de la Biblioteca, a cargo de Elsa Barber hasta el 30 de junio próximo, cuando se concrete el desembarco de Alberto Manguel. "Está muy comprometido con la gestión y trabajando mucho a distancia. Tiene una red de contactos importante y me llama con frecuencia para comentarme ideas y proyectos", cuenta Martínez sobre Manguel. Entre ellos, exposiciones permanentes vinculadas a temas como memoria y exilio (de la época de Rosas a la última dictadura), novela policial y un espacio especial dedicado a la historieta argentina.
-¿Qué modelo de biblioteca cree que impondrá la nueva gestión a cargo de Manguel, a partir de lo que han conversado en estos días?
-Pondrá un fuerte acento en el área bibliotecológica, en algunas cuestiones en las que hace falta poner un mayor dinamismo, como la digitalización del catálogo, algo que dependerá directamente del director. No es que no se haya hecho, sino que hay tareas pendientes en ese rubro para que el material de la Biblioteca esté a disposición del público y de los investigadores. También se va a continuar con las actividades que son la razón de ser de la Biblioteca, como las investigaciones que se vienen haciendo sobre los materiales de Borges encontrados en los últimos años. Un proyecto interesante que tiene Manguel para el anexo de la Biblioteca de la calle México: quiere crear el Centro Jorge Luis Borges, un lugar de residencia para investigadores, con muestras dedicadas a su obra, con primeras ediciones, manuscritos, objetos, donde se dicten charlas y conferencias. Quiere organizar un ciclo de cine a partir de una lista con 15 películas preferidas de Borges que encontraron los investigadores Laura Rosato y Germán Álvarez. También, homenajes a Cervantes y Shakespeare, que se preparan a gran velocidad porque no estaban planeados. Continuarán las presentaciones de libros, las conferencias y los debates de ideas.
-¿Cómo encontró el área de Cultura después de los despidos? Fuentes de la Biblioteca Nacional dicen que fue una de las más afectadas.
-Acabo de asumir y me estoy poniendo al tanto de la situación. Hoy mismo (por el viernes 15) recorrí los departamentos a cargo de la Dirección de Cultura y en todos encontré gente trabajando. Es cierto que en cada sector los empleados me dijeron que habían echado a cuatro, cinco, seis personas. Pero todos funcionan. Estuve reunido con varios jefes y estoy viendo de qué se ocupa cada área.
-¿Qué perfil le dará al Museo del Libro y de la Lengua, a cargo a partir de ahora de su dirección?
-El Museo se incorpora a la Dirección de Cultura como un espacio más de exhibición. La idea es que allí haya muestras permanentes: entre ellas, una dedicada a la historia del libro y la lectura.
-¿Qué sucederá con los talleres que se dictaban en la Biblioteca Nacional y quedaron suspendidos?
-Van a continuar con otro perfil. Había una cantidad enorme de talleres; incluso uno de expresión corporal que bien se podría dictar en un teatro. Le propuse a Manguel tres líneas de cursos: de creación, de divulgación y de capacitación; todos vinculados con la lectura y la escritura, gratuitos y dictados por gente prestigiosa. No tengo nombres todavía para anunciar.