jueves, 12 de marzo de 2015

Un preso se declaró despedido y reclama indemnización (Argentina 2015)


Un Condenado A Perpetua que estaba en Devoto y fue trasladado a Ezeiza, hizo una presentación judicial pidiendo esa suma de dinero a modo de indemnización. Considera que el cambio de cárcel y de horario en su trabajo son motivos suficientes. Planteó que sus condiciones de trabajo se vieron modificadas y exige un resarcimiento de 60 mil pesos… Lo cambiaron de UNIDAD y le asignaron tareas distintas a las que hacia

Germán Ranieri fue CONDENADO A PRISIÓN PERPETUA en 2004 por asesinar a un policía de la Federal y herir a otros dos efectivos.
El hecho se había registrado cuatro años antes. Junto a un cómplice habían asaltado una confitería en Palermo y se tirotearon con los efectivos que los perseguían.
A quince años del crimen, el nombre de Ranieri se centró nuevamente en las miradas de la opinión pública.A través de su abogado, el defensor oficial Sebastián Tedeschi, el presidiario pidió una indemnización especial de 60 mil pesos, porque se consideró despedido.
De acuerdo al escrito presentado ante la Justicia laboral, el detenido fue trasladado desde el penal de Devoto al de Ezeiza. Las autoridades penitenciarias le asignaron nuevas tareas con un horario distinto al que venía cumpliendo.
Ahora deberá levantarse a las 4 para trabajar en la panadería de la cárcel.
Tedeschi se aferró a la Ley de Contrato de Trabajo para plantear que existe un cambio en las condiciones laborales de su defendido -ius variandi- y solicitó que se le abone una indemnización por despido.
El hecho juzgado ocurrió el 16 de noviembre de 2000, cuando Ranieri, Fernández y otros cuatro cómplices, que no pudieron ser atrapados, irrumpieron en la confitería Selquet, ubicada en avenida Figueroa Alcorta y La Pampa.
Con intención de cometer un robo, la banda fue sorprendida por Tamburella y Nocera. Y tras un intenso tiroteo, se dio el fatal desenlace. Francisco Mugnolo, procurador federal del Servicio Penitenciario, habló sobre el tema en una entrevista con un canal de noticias.
“Tenemos que discutir mucho el tema del derecho laboral en la cárcel. El Ministerio de Trabajo dice que avanzó mucho en una reglamentación derecho laboral para los detenidos”, dijo Mugnolo, para luego ser más contundente: “Está todo desarmado, todo patas para arriba, hay que rehacer esta estructura del Estado para que sea más justa”, aseguró, quien está en ese cargo desde hace una década.
La solicitud de Ranieri, uno de los 7.000 presos que trabajan en las cárceles argentinas, es por un monto cercano a los 60.000 pesos.
CON BENEFICIOS
Presos famosos como Leonardo Fariña y José Pedraza se anotaron para cobrar un sueldo del Estado en prisión y gozar de los derechos que contempla la ley nacional.
Otros fueron más allá y reclamaron aguinaldo y hasta el pago en concepto de vacaciones.