miércoles, 9 de abril de 2014

La NOVELA “Doctor Zhivago”, el ARMA secreta de la CIA contra la Unión Soviética



La obra del ruso Pasternak fue usada para debilitar al comunismo.
Los recovecos del espionaje mundial, y especialmente su expresión máxima que fue la Guerra Fría, siguen siendo una fuente de inagotable de historias de manipulaciones y engaños. Un documento confidencial de la CIA, recientemente desclasificado, acaba de revelar que la famosa novela “Doctor Zhivago” –de gran repercusión mundial tras su llegada al cine–, se publicó por primera vez gracias a un costoso operativo de la agencia de inteligencia estadounidense, que la utilizó como propaganda anticomunista.
La obra del ruso Boris Pasternak fue uno de los pilares en los que se basó la CIA en su acción contra Moscú, según cuenta The Washington Post, para difundir los valores de Occidente y marcar la opresión soviética. Era un libro de valor inestimable en términos de propaganda, porque los soviéticos censuraban su publicación.
Las autoridades de la CIA se enteraron de la existencia de “Doctor Zhivago” en enero de 1958, gracias a los servicios de inteligencia británicos que les sugirieron distribuir la novela entre ciudadanos soviéticos. A los estadounidenses les encantó la idea e inmediatamente se hizo cargo la división soviética de la Agencia, con la aprobación del presidente Dwight Eisenhower. El único requisito era que no se vieran “las manos de la CIA” detrás de su difusión.
La agencia encontró una buena oportunidad de lanzar su publicación en la enorme Feria Mundial de Bruselas, en 1959, donde Estados Unidos y la Unión Soviética competían con sus stands. Pero como quería pasar desapercibido, Washington buscó la complicidad de un aliado, el Vaticano, en cuyo stand algunos inmigrantes católicos rusos habían creado una pequeña librería escondida.
Así que hizo publicar la novela en Italia y luego utilizó la Feria para comenzar la distribución. Estaban tan convencidos de que era un elemento contundente contra los soviéticos que durante la Guerra Fría distribuyeron detrás de la Cortina de Hierro unos 10 millones de libros. Muchos de ellos eran ediciones en miniatura para que se pudieran esconder fácilmente.
De acuerdo al documento confidencial, la CIA consideraba que la novela era una “clara amenaza a la visión del mundo que el Kremlin trata de presentar”. El mensaje de Pasternak “sobre el hecho de que toda persona merece una vida privada y ser respetado como individuo, más allá de su fidelidad política y su contribución al Estado, representa un desafío para la ética del sacrificio del individuo al sistema comunista”, escribió en 1958 el jefe de la división soviética de la CIA, John Maury.
“Doctor Zhivago” es una historia épica de un médico y poeta que sufre en carne propia las transformaciones sociales que producen en Rusia la I Guerra Mundial y la Revolución Bolchevique.
Para la CIA fue todo un triunfo haber publicado la obra de Pasternak, sobre todo porque el Partido Comunista ruso la había desechado abiertamente y atacaba a su autor. En 1958 Pasternak fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura, pero lo rechazó debido a una gran presión política interna.


NUEVA YORK. ANSA Y CLARIN - 08/04/14