viernes, 4 de abril de 2014

FuenteovejunArgentina: el síndrome de un Estado ausente

Si algo nos faltaba a los argentinos para no diluir nuestra incapacidad de asombro lo constituyen las levas de las gentes contra la delincuencia, su persecuta y posterior  linchamiento; y esto  que pareciera suceder en un  país  cavernícola, esta irrumpiendo entre nosotros inexplicablemente en pleno siglo XXI

Un linchamiento pareciera algo de un tiempo lejano, un incidente que esta lejos de identificarnos como pueblo…matar a una persona indefensa nos remite a lo más vil de la especie…Ante esta barrabasada debemos preguntarnos porque suceden estos conatos …porque salen las gentes y están muy decididas a terminar con un prójimo…
La realidad de nuestra sociedad nos dice que la delincuencia esta incontenible…matar y robar sin motivo es algo  que se ha vuelto una rutina impiadosa…y la reiteración de alevosías pareciera haber colmado la tranquilidad de los habitantes…

Y el gobierno no da signos de querer tratar el tema como política prioritaria de estado…y los crímenes siguen, y los políticos hablan como políticos y sobre llovido la propuesta de modificacion zaffaroniana del código penal trae más dudas y debilidades que certezas a una sociedad inerme…

Y nos enteramos espantados del linchamiento en Rosario y de más de 10 intentonas en todo el país, todo esto en medio de la inacción del Estado, que divaga en su propia contundente inexpresividad y se muestra más preocupado por llenar juzgados con potenciales Oyarvides que de la anquilosada estructura judicial del país….


Y la gente dijo basta y la barbarie se apoderó de las calles  motivada como un irracional acto reflejo ante la carencia de políticas que Hablen y traten y resuelvan la cuestión  inseguridad en la Republica  Argentina