miércoles, 11 de diciembre de 2013

UNICEF: sin inscribir 230 millones de niños menores de cinco años al nacer



El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) advirtió hoy que 230 millones de niños menores de cinco años NO FUERON INSCRITOS AL NACER, aproximadamente un tercio de todos los de esa edad en el planeta.

En un reporte divulgado en el 67 aniversario de su fundación, el programa con sede en Nueva York lamentó que esa situación tiene un estrecho vínculo con la exclusión social de los infantes. "Los niños no registrados al nacer o sin documentos de identificación son con frecuencia privados del acceso a la educación, la salud y la seguridad social", precisó la organización, que utilizó datos de 161 estados en su estudio.

Según Unicef, la ausencia de inscripción dificulta además la reunificación de los pequeños con sus familiares en casos de desastres naturales, conflictos armados o la explotación de la que son víctimas en ocasiones.

A nivel global, apenas un 60 por ciento de los bebés nacidos en 2012 fueron inscritos, fenómeno con mayor presencia en el sur de Asia y África subsahariana, señaló.

Los 10 países con menores índices de registro al nacer son: Somalia (tres por ciento), Liberia (cuatro), Etiopía (siete), Zambia (14), Chad (16), Tanzania (16), Yemen (17), Guinea-Bissau (24), Pakistán (27) y la República Democrática del Congo (28).

De acuerdo con el director ejecutivo adjunto de Unicef, Geeta Rao Gupta, la inscripción de los niños es más que un derecho.

"Se trata de cómo las sociedades dan un primer reconocimiento a la existencia del infante, y es además una garantía de que no será olvidado o excluido de sus derechos y de los progresos de su nación", dijo.  Unicef fue creado el 11 de diciembre de 1946 por la Asamblea General de la ONU, con el propósito de atender la salud de los niños y adolescentes de los países devastados por la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

En 1950, la Asamblea amplió el mandato del programa para hacer frente "a las necesidades de emergencia y a largo plazo de los niños, y a sus necesidades permanentes, particularmente en los países insuficientemente desarrollados