miércoles, 11 de julio de 2012

El expurgo una tarea que da miedo

El expurgo es una tarea más que hay que realizar en la biblioteca, pero muchas veces la persona que realiza esta tarea lo hace reaciamente. Esto es debido al significado de la palabra expurgo como "destruir", "eliminar" o "deshacerse". Pero a pesar de esto y como he dicho al principio el expurgo es una tarea más en la biblioteca, y una de las más difíciles para mí porque has de saber elegir que documentos eliminar y cuáles no.
La definición de expurgo en el campo de biblioteconomía sería la siguiente:   "Operación técnica de evaluación crítica con vistas a la retirada de parte de una colección bibliotecaria. Supresión de determinados fondos de la biblioteca, ya sea momentánea o definitivamente, con el fin de dar mayor operatividad y eficacia a la gestión de la colección, ajustándola a las necesidades reales de los usuarios." Definición sacada de la página http://cultura.glosario.net/terminos-bibliotecarios/expurgo-12351.html.
Como podéis ver en la definición el expurgo es una operación técnica que ayuda a que la colección de la biblioteca sea una colección viva y que esté lo más actualizada posible. Cabe señalar que no siempre se dispone de los suficientes recursos para realizar esta operación y esto complica muchas veces la actualización de la biblioteca.
Para realizar el expurgo en una biblioteca se debe trazar un plan en el que queden reflejados todos los pasos que se deben hacer. Las directrices para seguir este plan las podéis encontrar detalladas en la página de Absysnet.
Yo voy a destacar dos de los pasos. El primero es el de la elección de los documentos que se quedarían fuera del expurgo y que han de ser conservados por ley o por su importancia histórica para la biblioteca, por ejemplo en una biblioteca municipal un pueblo los fondos de historia local.
El otro paso que voy a destacar es el último del plan que es el que nos dirá si el expurgo ha estado bien hecho y si ha servido para algo. Es el punto de las conclusiones.
En conclusión no hay que tener miedo a la palabra expurgo, ya que es una operación más a realizar en la biblioteca y que nos va a permitir tener una colección actualizada y acorde con la demanda de los usuarios, al mismo tiempo que nos proporcionará una optimización de espacios. Eso sí es una tarea que se ha de realizar con mucha cautela para que resulte beneficiosa.
Francisco González Llopis