domingo, 29 de enero de 2012

Voluntarios, no bibliotecarios



El Ayuntamiento aclara que no sustituirá personal por empleados sin contrato Iniciativas similares funcionan con éxito en Zaragoza, La Coruña o Barcelona

La propuesta del delegado de las Artes del Ayuntamiento de la capital, Fernando Villalonga, de que los vecinos apoyen las actividades en las bibliotecas de barrio dedicando unas horas como voluntarios supone un paso más a la labor que 7.000 madrileños realizan ya desde la red voluntarios por Madrid. El perfil del voluntario suele estar asociado con las labores como el acompañamiento a mayores, recogida de alimentos, apoyo escolar, etc. Sin embargo, su trabajo no se limita a este tipo de colaboración.

Durante la Cabalgata de Reyes, el centenar de pajes que acompañan las carrozas reales eran voluntarios, igual que los madrileños que colaboran a lo largo del recorrido para evitar problemas durante las aglomeraciones. «En la última edición de la Noche en Blanco logramos que no hubiese ningún incidente cuando se estropeó una de las instalaciones de la Gran Vía. Entre todos los voluntarios hicimos un cordón humano y pudimos evacuar a una mujer que se había hecho daño sin que se interrumpieran el resto de actividades ni hubiese problemas con la gran cantidad de gente que había en la calle en ese momento», asegura, orgullosa, la directora general de Voluntariado, Dolores Flores.

Una labor de orientación que es, precisamente, lo que quiere el Ayuntamiento de Madrid que se ponga en marcha en las bibliotecas, imitando así a otras ciudades españolas. Sin plantear la «sustitución del personal bibliotecario por voluntarios sin remuneración», como insistió ayer el delegado de las Artes, Zaragoza puso en marcha en el año 2006 un programa pionero en voluntariado en bibliotecas para acercar libros a mayores de 65 años.

Murcia y La Coruña cuentan con un servicio similar y en Guadalajara los usuarios de las bibliotecas llevan 20 años colaborando en los clubes de lectura y las actividades infantiles. Asimismo, desde 2001 Barcelona ofrece el servicio de voluntariado en sus bibliotecas municipales. En Madrid, los vecinos que quieran dedicar algunas horas a la biblioteca podrán colaborar en el préstamo a domicilio, en los clubes de lectura o en la asistencia para la utilización de las nuevas tecnologías, entre otras tareas.


Fuente: http://larazon.es/noticia/2585-voluntarios-no-bibliotecarios