sábado, 28 de enero de 2012

Cómo armar nuestra biblioteca digital







Qué se necesita para disfrutar de un libro electrónico. Los lectores especializados y el software para leer en cualquier tablet o el teléfono celular. El formato ePub y el control de copias. Las librerías que ofrecen contenido en español

El 6 de septiembre último falleció el estadounidense Michael Hart, un hombre que pasó inadvertido para el público en general, pero que dejó un legado invalorable: en 1971 (a los 24 años) creó el Proyecto Gutenberg, el primer esfuerzo a gran escala para digitalizar textos de dominio público en varios idiomas.

Lo que Hart definió fue ni más ni menos que el libro electrónico, tan en boga en estos días. 40 años después el Proyecto Gutenberg (www.gutenberg.org ) continúa su labor: ofrece más de 38.000 textos clásicos en múltiples idiomas, incluyendo el español, en formatos como ePub o AZW.

¿Qué son estos formatos? Aunque los e-books existen hace ya tiempo, fue recién en la última década en que se popularizaron los lectores de libros electrónicos, dispositivos orientados específicamente a la lectura de textos, y que usan pantallas especiales, de bajo consumo de energía y gran visibilidad, ya que no tienen luz propia y por lo tanto no cansan la vista.
El ePub es un estándar abierto compartido por varias compañías; el AZW, el formato elegido por Amazon para su lector Kindle, el más popular hoy desde su lanzamiento en 2007. Son, junto con el PDF (y eventualmente el documento de Word) las opciones más tradicionales para tener un libro digital y leerlo en un dispositivo compatible.
Los lectores de e-books se dividen en dos grupos. Por un lado están los dispositivos: los Kindle de Amazon, los Papyre que Grammata vende en la Argentina, los Nook de Barnes&Noble para Estados Unidos, la línea Reader de Sony y otros. No hacen mucho más que permitir leer los textos digitales. Algunos suman un reproductor de música y un navegador Web básico; y herramientas para anotar los textos o buscar palabras en el diccionario interno. Usan pantallas de tinta electrónica que en general rondan las 6" de tamaño.
Por otro lado, están los lectores en forma de software, ya que no hay nada que impida que una computadora de propósito general (como una PC, una tablet o un smartphone) se comporte como un lector de ebooks.
Microsoft fue pionero con su software Reader, disponible a principios de la década pasada, compitiendo con Mobipocket ( www.mobipocket.com , todavía en uso), que provee software para móviles con sistema operativo BlackBerry, Symbian o Palm OS.
Pero están lejos de ser los únicos. Amazon ofrece gratis su software Kindle para las plataformas más populares (Windows, Mac, iOS, Android, Windows Phone 7 y BlackBerry;www.amazon.com/kindle ) y un lector basado en la Web. Todos permiten adquirir los títulos que ofrece en su tienda. Usa un formato propietario, así que los libros comprados allí sólo se pueden usar en el Kindle (físico o virtual).
Apple, por su parte, tiene su tienda y software iBooks, que usa el estádar ePub (y admite PDF). La compañía, además, presentó la semana última iBooks Author, una suite de herramientas para crear libros para su plataforma (su formato está basado en ePub, pero no es compatible con otros dispositivos).
El formato ePub funciona también en los dispositivos de Grammata y en la tienda y aplicación Kobo ( www.kobobooks.com/smartphones ), gratis para iOS, Android y BlackBerry (móviles y tablet, en los tres casos).
Aldiko ( www.aldiko.com ), por su parte, es un software gratis para leer ePub y PDF en Android. Para móviles con Symbian^3 y para el Nokia N9 está FBReader ( www.fbreader.org ), que también tiene una versión para Android y para más sistemas operativos.
Una alternativa experimental es Bookworm ( http://bookworm.oreilly.com, gratis), un lector online: se cargan los libros en formato ePub en un sitio y se accede a él desde una PC, una tablet o un smartphone usando el navegador Web del dispositivo.
Para la PC y la Mac también está Adobe Digital Editions (www.adobe.com/es/products/digitaleditions/ , gratis), una herramienta esencial para administrar los libros digitales, que también puede funcionar como lector.

Comprar libros


Adquirir un libro electrónico es sencillo. El Kindle permite comprar las obras desde el mismo dispositivo; tiene un listado organizado por género, y un buscador, y la compra se hace con un clic y una confirmación. Funciona en la Argentina, aunque requiere una tarjeta de crédito de validez internacional. Algunos modelos de la línea Papyre de Grammata también permiten esto.
Uno de los elementos atractivos del Kindle es que la biblioteca se sincroniza a través de todos sus dispositivos, y permite retomar la lectura si se cambia de equipo (del lector al smartphone, por ejemplo) sin perder la página en la que estábamos. Una de las contras para nuestro país es que la oferta en español es exigua.
La tienda de Apple funciona de manera similar, con la ventaja de que usa el formato ePub, lo que permite mover el libro de un dispositivo iOS (una iPad) a otro, como una tablet o un lector de e-books de otra marca.
La mencionada Kobo ( www.kobobooks.com ) permite comprar libros en formato ePub, que se sincronizan con el software que provee la tienda. Es posible adquirir los libros desde la aplicación instalada en una tablet o smartphone. Google tiene su tienda (http://books.google.com), pero en el país sólo ofrece contenido gratis.
También hay librerías con contenido en español: la de Grammata ( www.grammata.com.ar ), Baja libros ( www.bajalibros.com , que también tiene una aplicación para dispositivos Android), Librerías Santa Fe ( www.lsf.com.ar ), Boutique del libro ( www.boutiquedellibro.com.ar ), la tienda de Movistar ( https://ebooks.movistar.com.ar , no es necesario estar abonado a su servicio), Musimundo ( www.musimundo.com.ar ) y Todoebook ( www.todoebook.com ), entre otras. En el sitio El Club de Ebook ( www.clubdelebook.com/descargas/ ) hay, además de otros recursos, una lista de sitios con libros gratis, en español y legales.
En las librerías mencionadas es posible comprar un e-book, descargarlo a la computadora y luego sincronizarlo con el dispositivo en el que lo queremos leer. El proceso de compra es similar al de cualquier otro objeto en un sitio de comercio electrónico; una vez que elegimos el título que queremos, deberemos registrarnos e ingresar los datos de la tarjeta de crédito. Los abonados al servicio de banda ancha de Movistar pueden cargar la compra de libros a su cuenta mensual. Grammata y Baja libros admiten, además de la tarjeta de crédito, el uso de servicios como Pago Fácil o Rapipago; las tiendas Librerías Santa Fe y Boutique del Libro usan también el servicio Dinero Mail.
Antes de la adquisición, sin embargo, habrá que instalar en la computadora el Adobe Digital Editions y crear un usuario de esta aplicación. Lo que hace la aplicación de Adobe es gestionar los derechos sobre el libro electrónico, ya que hay dos tipos de e-books: los que no tienen control de copia (por lo general, textos de dominio público) y los títulos comerciales, que sí suelen tenerlo, y que limitan la sincronización del contenido a seis dispositivos. La creación de un usuario en el servicio de Adobe servirá, además, para validar una compra si falla el disco rígido de la PC.
Cuando se quiera comprar un libro desde una tienda online, habrá que registrarse en el sitio correspondiente (para que tome los datos de nuestra tarjeta y demás) y luego, al cliquear en el botón de descarga del libro, se debería abrir el Adobe Digital Editions (ADE) y mostrar el libro en su biblioteca. Si lo que ofrece el sitio es un archivo URLLink.ASCM, hay que pedirle a Windows o a OS X que lo abran con el ADE.
Así aparecerá en nuestra biblioteca digital el libro. Al conectar vía USB un lector compatible (incluyendo un smartphone o una tableta con una aplicación instalada) aparecerá en la lista del ADE, y será cuestión de elegir los títulos comprados para copiarlos hacia o desde el dispositivo, sin importar si vienen de tiendas diferentes. La ventaja de las aplicaciones o dispositivos que tienen su tienda incorporada (como Kindle, iBooks o Kobo) es que simplifican este proceso.
La mayoría de los lectores admite PDF, documentos de Word, páginas HTML, archivos de formato PRC (para los libros de los antiguos equipos de Palm) y otros formatos más esotéricos de libros electrónicos

Por Ricardo Sametband para LA NACION

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1443627-como-armar-nuestra-biblioteca-digital