domingo, 1 de enero de 2012

Deborah Jacobs, la bibliotecaria que trabaja con Bill Gates

 

Deborah Jacobs es la mujer que logró concretar una donación de 3 millones de dólares de la Fundación Bill y Melinda Gates para la conectividad de las bibliotecas públicas de Colombia. Aunque es quien decide a qué países apoyar con el dinero de uno de los hombres más ricos del mundo, es una mujer de hablar dulce y pausado.


Este es un rezago de sus comienzos como bibliotecaria de niños en Seattle, la misma ciudad donde creció el emporio de Microsoft. Es una de las 25 mujeres más influyentes de esa ciudad y la primera bibliotecaria en ser nombrada una de las mejores funcionarias públicas de EE. UU.

 

¿Cómo la invitó Bill Gates a trabajar en este programa?

En 1997, Bill y su esposa, Melinda, decidieron que las bibliotecas públicas eran las instituciones ideales para ayudar a disminuir la desigualdad en cuanto al acceso de información y tecnología en el mundo. Eso coincidió con que en el 2002 en Estados Unidos y Canadá determinaron que todas las bibliotecas debían tener Internet. Y en el 2005, ellos comenzaron a hacer las bibliotecas globales y a ampliar el programa a otros países.

 

¿Cómo se trabaja con el hombre más rico del mundo?

Desde que Bill Gates se retiró, hace un par de años, se ha dedicado a viajar con nosotros a las áreas donde la fundación tiene proyectos prioritarios en temas de salud, como malaria y polio. Y también conoce todos los detalles, cifras y personas, incluso los que yo no nunca le dije del programa de bibliotecas.

 

¿Ha hablado con él sobre el futuro de las bibliotecas?

Dice que tiene tres hijos y que puede amar mucho la tecnología, pero cada noche trata de leerles un libro, que no se imagina la vida sin libros ni bibliotecas. Aunque vengan muchas tecnologías, estas se van a mantener porque son lugares donde las comunidades pueden sentirse a salvo.

¿Por qué una biblioteca da igual valor a la vida?

Una biblioteca puede ayudar a una persona a encontrar empleo, a informarse de sus enfermedades y tomar decisiones, a hacer tareas a los niños o enseñarles a las mujeres cosas como la forma de cortarles el pelo a sus hijos.
 
¿Cómo fue el proceso de donación para Colombia?

Ya habíamos trabajado con las bibliotecas de Bogotá y las de Medellín, que fueron premiadas con un millón de dólares. Después, vimos más interés del presidente Santos (quien se reunió con Bill Gates el año pasado en Nueva York), así que Bill ya sabía que esto estaba avanzando y se agilizó.

 

¿Qué debilidades encontró en las bibliotecas colombianas?

Los bibliotecarios no tienen entrenamiento en tecnologías y en muchos casos no tienen acceso a Internet. Incluso, edificaciones hermosas y modernas como las de Bogotá necesitan algunas reformas para instalar mejores tecnologías. 

¿Qué tendrá el programa para Colombia?

Aún no sabemos exactamente. La primera etapa es un diagnóstico. 

Usted va por el mundo ampliando las posibilidades de las bibliotecas. ¿Aún se siente una bibliotecaria?

No me imagino cómo sería mi vida si no trabajara con bibliotecas. La gente me pregunta: '¿y tú qué haces?'. Yo no les digo que trabajo con Bill y Melinda Gates y viajo por el mundo; solo digo que soy una bibliotecaria. 

 

 

Fuente: 

http://www.eltiempo.com/gente/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-10930441.html