martes, 10 de mayo de 2011

Las diez tendencias principales en las bibliotecas universitarias


Estas tendencias fueron compiladas por el Comité de Investigación,
Planificación y Revisión de la Asociación de Bibliotecas
Universitarias y de Investigación de Estados Unidos (ACRL) a partir de
una revisión de la literatura y una encuesta a sus miembros realizada
en febrero de 2010.

1) Los pedidos de los usuarios influyen en el crecimiento de la
colección: los recortes presupuestarios, las demandas para el acceso
remoto, el espacio físico limitado y los costos para sostener las
grandes colecciones llevaron a muchas bibliotecas a cambiar su
política del "por si acaso" (just-in-case) hacia el "justo a tiempo"
(just-in-time). Aumentó el protagonismo de las colecciones locales
digitalizadas y accesibles en línea. Para los investigadores es más
importante acceder al texto completo de las fuentes más que descubrir
nuevas fuentes.

2) Aumenta la presión a nivel presupuestario: muchas bibliotecas
sufrieron la reducción de presupuesto para la compra de materiales en
el período fiscal 2009-2010 y en el futuro habrá más recortes. Hay
preocupación sobre los efectos de esos recortes para atraer y retener
personal, construir colecciones, proveer acceso a los recursos y
servicios y para desarrollar servicios innovadores.

3) Los cambios en la educación superior requerirán que los
bibliotecarios posean nuevos tipos de aptitudes: a medida que los
cambios tecnológicos siguen impactando en las bibliotecas y en el
comportamiento de las colecciones, los bibliotecarios deben ampliar
sus aptitudes para brindar servicios y necesitarán capacitarse en
forma permanente para continuar en la profesión.

4) Aumentarán los pedidos de informes e inventario: las bibliotecas
universitarias deben informar y fundamentar el valor que proveen a los
usuarios y a la institución. Es importante demostrar el impacto de la
biblioteca en los trabajos de los estudiantes, en la matrícula, en las
becas y en la investigación de las facultades. Las bibliotecas deben
documentar con datos cuantitativos y cualitativos el valor de sus
servicios y de sus colecciones.

5) Aumentará la digitalización de las colecciones especiales: los
proyectos de digitalización logran que las colecciones especiales
ocultas y poco usadas sean accesibles a los investigadores a nivel
mundial. La digitalización implica reasignar fondos del presupuesto
debido a los altos costos de personal, equipos y almacenamiento. Como
las demás colecciones y servicios, la digitalización también puede
verse afectada por la reducción presupuestaria.

6) El crecimiento explosivo de los dispositivos móviles y sus
aplicaciones provocará la creación de nuevos servicios: los nuevos
celulares, los e-readers, los iPads, y otros aparatos portátiles
generan pedidos y expectativas de los usuarios. Las bibliotecas
ofrecerán servicio de referencia por mensajes de texto y también
interfaces de servicios para celulares.

7) La colaboración expandirá el rol de la biblioteca dentro y fuera de
la institución. Hay que colaborar con la universidad integrando los
recursos en la currícula; trabajar con los investigadores para ofrecer
acceso a los recursos digitales; colaborar con los informáticos para
desarrollar tutoriales en línea y mejorar las interfaces; ofrecer a
los estudiantes servicios de apoyo integrados y cooperar con los
bibliotecarios de otras instituciones para mejorar el software de
código abierto, el uso de los recursos compartidos, la compra de
materiales y la preservación de las colecciones.

8) Las bibliotecas continuarán esforzándose por mejorar la
comunicación académica y los servicios de propiedad intelectual.
Durante décadas, las bibliotecas universitarias reconocieron la
importancia de la comunicación científica y la propiedad intelectual.
Hay una tendencia proactiva para educar a los profesores y estudiantes
sobre derechos de autor y las opciones de publicación en acceso
abierto y a recopilar contenido para los repositorios institucionales.

9) La tecnología seguirá cambiando los tipos de servicios. La
computación en la nube, la realidad virtual y aumentada, las
herramientas de descubrimiento, el acceso abierto, el software de
código abierto y las nuevas herramientas de las redes sociales son
algunos de los cambios más influyentes. Mientras que las redes
sociales pueden ayudar a las bibliotecas a estar presentes donde los
usuarios vayan, también presentan desafíos al obligar a decidir qué
herramientas usar y cómo orientar al usuario con efectividad.

10) La definición de biblioteca cambiará a medida que se redefine el
espacio físico y se expande el espacio virtual. Si bien las
bibliotecas ofrecen más recursos que antes, disminuye la cantidad de
libros "físicos" y las suscripciones a revistas académicas. Los
materiales menos usados son trasladados a depósitos externos liberando
áreas que son redefinidas para ofrecer espacio a los estudiantes y al
trabajo colaborativo. Muchas bibliotecas han agregado centros de
escritura, tutoría y multimedios para ofrecer servicios de apoyo
múltiples en un mismo lugar físico.

[Fuente: College & Research Libraries News, vol. 71, n. 6 (june 2010),
p. 286-292. Resumen de Eduardo Giordanino]

Publicado en http://www.sai.com.ar/bibliotecologia/boletin/y/bie078.htm