viernes, 11 de marzo de 2011

M.Vargas Llosa & J.L.Borges: paralelismos conflictivos (reales e imaginarios)

 
Hasta hace poco  menos de un mes la presencia del nobel de literatura en la apertura de la 37 Feria del Libro en Buenos Aires, no habia levantado ninguna polvareda.
La consensuada misiva de los popes de Carta Abierta,  denostando al escritor peruano no en su calidad de tal sino como expresión de una política estimada perniciosa por  los fundamentos enunciados en esa referencia; pone en el centro de la  escena una velada intolerancia impropia en un estado de  derecho y de una sociedad democrática que no puede sino ser habitable por la diversidad de opiniones  y hasta indigerible por sus contenidos, si se quiere. 
A fuer de sincero, el laureado escritor, desde siempre (cuando era socialista y compañero de militancia de varios adversarios contemporáneos)  tuvo expresiones indecorosas hacia la historia y presente del movimiento justicialista, hoy a  las autoridades del gobierno argentino; y a partir de su mutación ideológica efectúa constantes descalificaciones hacia el régimen cubano, y al gobierno  venezolano. 
Todo esto de por si bastaba para ponerle palos a en la rueda a su presencia en Buenos Aires…o tan solo era una gestualidad para demostrar lealtades sectoriales…?
La idea de los Feriantes de traer un Escritor de prestigio internacional para darle lustre  al evento, era  naturalmente para  incrementar la performance shoppinera
De  J.L.Borges, sabemos sus similitudes  ideológicas  con Vargas Llosa. El más universal de los escritores  argentinos  seguramente  habría recibido también algunas objeciones por su manera de ver la realidad socio-política; sin embargo y pese a todo nos representa en el mundo entero, aunque intrínsecamente prefiero a Marechal o Scalabrini como los genuinos  exponentes de la cultura popular.
En agosto del año 2010, en la sala J.L.Borges de la Biblioteca Nacional, se efectuó un acto organizado con motivo del primer plenario de cultura de las 62 Organizaciones de la ciudad de Buenos Aires, del que participaron el anfitrión director de la BN, el ministro de  trabajo y el  secretario general de la  CGT, entre otros
El extinto escritor no fue bien tratado como era de esperar, en esa sala que lleva su nombre, de esa institucion que lo cobijo 18 años como Director; el titular de la CGT, H.M. expreso  "Yo me digo, si no le gustaban el mate, el fútbol, el tango y no se había casado, ¡qué va a ser peronista! ¡No puede ser peronista!"
 Ni una linea a su vasta trayectoria literaria solo el ludibrio por no coincidir con el ideario (que yo si comparto)  de los compañeros asistentes a ese acto.  
La diferencia no sutil por cierto pero igualmente poco feliz es la acérrima crítica y ataque a las ideas de esos hombres, las cuales en ningún caso han sido determinantes en el decurso de la historia contemporánea.
Poco  importa a los punteros  del pensamiento único  si  estás vivo o  se es parte  del bronce de la historia; el cartabón de sus consignas les indica lo potable o lo  que debe ser soslayado.
Uno de las características inmanentes  de la democracia es el respeto a las ideas y a las instituciones de la republica. Sin tolerancia caemos en un absolutismo retrogrado  y nuestra argentina no puede sino estar a la vanguardia  del derecho a opinar sin censura previa, guardando las formas civilizadas que nos reconozcan como nación y pueblo  dispuesto a su cumplimiento.  
 
Daniel Diaz / Bibliotecario Argentino [incorregible]