domingo, 28 de noviembre de 2010

La Biblioteca Digital Mexicana : puede ser consultada desde cualquier parte del mundo

Ponen en marcha Biblioteca Digital Mexicana, que ya puede ser consultada desde cualquier parte del mundo
Con una selección de tesoros documentales mexicanos, de los periodos prehispánico colonial, la Independencia y la Revolución, hoy fue abierta la Biblioteca Digital Mexicana (BNMx), a través de la página de Internet www.bdmx.mx
Impulsada por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el Archivo General de la Nación (AGN) y el Centro de Estudios de Historia de México (CEHM-Carso), anoche fue presentado el portal Web de la BNMx, cuyo lanzamiento se realiza con un acervo digital de cerca de veinte documentos históricos, resguardados por estas instituciones, que abarcan del año 500 a 1949.

La iniciativa, que nació a partir de la colaboración de las instituciones mencionadas con la Biblioteca Digital Mundial, tiene por objetivo formar una base de la riqueza documental de México, para que pueda ser consultada desde cualquier punto del orbe.

Durante la presentación del sitio electrónico, encabezada por Consuelo Sáizar, presidenta del Conaculta, se destacó la colección digital de códices mexicanos que se incluyeron: Chavero de Huejotzingo, Colombino, Huamantla, Sigüenza y Matricula de Tributos, bajo custodia del INAH.

Así como los códices Totomaxtlahuaca, bajo resguardo del CEHM, el Techialoyan de Cuajimalpa y la serie de Códices del Marquesado del Valle, estos dos últimos custodiados por el AGN.

En el portal de la BDMx ya se  pueden consultar y apreciar dichos códices, donde se muestran imágenes y la descripción de cada uno, como el caso del Huamantla, que data de 1592 y describe la emigración de un grupo de otomíes desde Chiapan, en el actual Estado de México, hacía Huamantla, hoy Tlaxcala.

El Colombino, elaborado en el siglo XII, muestra la hazaña política y militar en el siglo XI del señor mixteco Ocho Ciervo (también conocido como Garra de Tigre), así como las del soberano Cuatro Viento, junto con las ceremonias religiosas que marcan estas hazañas, a su vez la pintura contiene anotaciones en mixteco escrito con caracteres latinos, probablemente agregadas en 1541.

El Chavero de Huexotzingo, hecho en 1578, da testimonio del sistema tributario y la economía de la región que ocupa el actual estado de Puebla; por su parte, La matrícula de los Tributos, realizado entre 1522 y 1530, registra en escritura pictográfica los tributos que los pueblos pagaban a México-Tenochtitlan, durante el periodo de la Conquista; a su vez el Mapa de Sigüenza, del siglo XVI, narra la migración de los mexicas desde Aztlán a Tenochtitlan.

Otro de los documentos antiguos que se integraron a la Biblioteca Digital Mexicana, es el Catecismo Testeriano (1524), el cual contiene dibujos que los religiosos hicieron para llevar a cabo su labor evangelizadora, debido a que en los primeros años de la Conquista aún no habían aprendido las lenguas indígenas.

A esta colección digital se suma el Códice Totomixtlahuaca (1584), documento pictográfico indígena, proveniente del área cultural tlapaneca-nahua-mixteca del estado de Guerrero. Se refiere principalmente a la población llamada Totomixtlahuacan y en él se escribe que fue hecho en el año de 1584, aunque parece haber sido retocado con posterioridad, probablemente por la propia comunidad que lo elaboró.

También se incluyen el libro en náhuatl Huey tlamahuizoltica de 1649, documento clave para la historia guadalupana; el Códice Techialoyan de Cuajimalpa (1500-1699) que contiene  la descripción  del establecimiento de las comunidades indígenas en diversos lugares del valle de México, incluye un mapa regional, datos topográficos, históricos, económicos y descripciones ecológicas.

La BDMx incorporó además los Códices del Marquesado del Valle, creados durante el siglo XVI y que consta de una colección integrada por 33 documentos. El Marquesado fue el territorio donado por la Corona el 6 de julio de 1529 a Hernán Cortés como reconocimiento de sus servicios. Estos manuscritos se acompañan de documentos hechos por los descendientes del conquistador español.

Del periodo de la Independencia de México se incluyen el Manifiesto al mundo de Agustín de Iturbide, un manuscrito teñido con sangre, encontrado entre la faja y la camisa del personaje histórico después de su fusilamiento, el 19 de julio de 1824. El documento fue escrito por Iturbide durante su destierro en Italia.

De esa misma época se presenta el Plan de Independencia de la América Septentrional o Plan de Iguala, proclamado el 24 de febrero de 1821 por Agustín de Iturbide, declarando la independencia de la entonces llamada América Septentrional (México).

De la Revolución Mexicana se incluye el Plan de Ayala escrito por Emiliano Zapata y Otilio Montaño, firmado el 25 de noviembre de 1911, proclamado en Ayala, Morelos, el 28 de noviembre del mismo año. Es el manifiesto de la rebelión zapatista tras su ruptura con el iniciador de la Revolución, Francisco I. Madero.

En su intervención, Andrea Martínez Baracs, presidenta de la Biblioteca Digital Mexicana, indicó que el objetivo de la BDMx "es digitalizar y conservar documentos de valor histórico para el país, a fin de acercarlos a la docencia, la investigación y la cultura; es por esta razón que se convocará a todas las bibliotecas y archivos del mundo que cuenten con material de México, para poder integrarlo a nuestra biblioteca".

Acompañada de Aurora Gómez-Galvarriato, titular del Archivo General de la Nación, Julieta Gil Elorduy, directora de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, mencionó que la BDMx, "contiene ya la colección pictórica mexicana más grande; esta iniciativa es una excelente herramienta de consulta uniendo tradición con tecnología".

Manuel Ramos Medina, director del CEHM-Carso, comentó que con este repositorio digital "se logra un proyecto muy original, que no se había hecho anteriormente en país, acercando a nuevas generaciones a la historia de México".

"Hoy en día muchos archivos y bibliotecas están digitalizando sus fondos y abriendo páginas de Internet donde muestran una selección. La novedad de esta iniciativa es que es interinstitucional en su dirección y en su convocatoria, para seguir formando una base que refleje la riqueza documental del país dentro y fuera de él", finalizó.