sábado, 17 de julio de 2010

Los libros acaban...

 

 

Los libros acaban en la última línea impresa si uno se conforma con leerlos, pero no basta con leer, hay que sentir y reaccionar...