viernes, 25 de junio de 2010

Devuelven una carta de Descartes robada por un famoso Ladrón de Libros



 El texto hace referencia a un libro del filósofo que se propone demostrar la existencia de dios. Estaba en una biblioteca estadounidense y había sido robada por Guglielmo Libri, culpable de varias estafas a nivel internacional. Una carta de Descartes, robada por el famoso ladrón de libros del siglo XIX Guglielmo Libri, y que estuvo juntando polvo en una biblioteca estadounidense desde 1902, fue devuelta a Francia.

El nombre Guglielmo Libri significa poco para quienes no forman parte de los círculos internos del mundo académico. Pero la simple mención del noble y erudito toscano del siglo XIX a intelectuales europeos sigue teniendo el poder de provocar nerviosismo.

El conde Guglielmo Libri Carucci dalla Sommaja fue más que un científico respetado y profesor de matemáticas condecorado. También fue un ladrón de libros, culpable de robo intelectual a escala internacional.

A mediados del siglo XIX, Libri se apropió de miles de valiosos manuscritos, volúmenes y documentos de bibliotecas italianas. Entre otros, 72 cartas del gran filósofo y matemático francés René Descartes.

La carta devuelta fue descrita como " un descubrimiento maravilloso para la ciencia". Está fechada el 27 de mayo de 1641 y se refiere a la publicación, ese año, del tratado de Descartes, Meditaciones sobre la Filosofía Primera –en las que se propone demostrar la existencia de Dios y la Inmortalidad del alma–. Fue escrita al Padre Martin Mersenne, supervisor de la edición.

Los académicos estuvieron al tanto de la existencia de la carta durante más de 300 años, pero no de su contenido, ya que nadie, fuera de un estudiante en la biblioteca de Haverford College, la había examinado.

El descubrimiento de la carta puso nuevamente al infame Libri en el centro de la escena. Nacido el 1 de enero de 1803 en Florencia, fue un académico precoz que a la edad de 20 años fue designado profesor de física matemática en Pisa y que tenía fascinación por los libros y los manuscritos antiguos.

Ante la amenaza de ser arrestado por sus actividades políticas, huyó a Francia, donde lo eligieron en la Academia de Ciencias Francesa y recibió la Legión de Honor. Su amor y su conocimiento por los libros fueron reconocidos cuando lo nombraron Inspector de Bibliotecas, con la tarea de catalogar obras valiosas.Pero en vez de documentarlas empezó a robarlas .

Cuando le soplaron que su arresto era inminente, Libri huyó a Inglaterra, y se llevó alrededor de 30.000 libros y manuscritos, como por ejemplo obras de Galileo y Copérnico, en 18 baúles enormes.

Un tribunal francés lo declaró culpable y lo sentenció en ausencia a 10 años de cárcel en 1850, pero Libri llevó una buena vida en Londres, vendiendo los volúmenes robados. Retornó a Italia para morir en 1868.

La carta de Descartes había sido donada a Haverford, cerca de Filadelfia, por la viuda de un ex alumno, y permaneció en su biblioteca sin que nadie la advirtiera, hasta que un estudioso de filosofía de la Universidad de Utrecht en Holanda tropezó con una referencia a ella en Internet. Se puso en contacto con la universidad, que de inmediato se ofreció a devolverla a Francia.

Fuente: http://www.revistaenie.clarin.com/notas/2010/06/24/_-02203601.htm