martes, 18 de mayo de 2010

Fervor y euforia del “Canto a la Argentina”

A 100 años de la fecunda inspiración de Rubén Darío

Este martes 18, el Banco Central de Nicaragua y la Embajada de Argentina en Nicaragua conmemorarán el centenario del más alto y enfervorizado homenaje en verso que se le ha tributado a la patria de San Martín, Sarmiento y Mitre, entre otros próceres civilizadores. Me refiero al "Canto a la Argentina" de Rubén Darío, escrito en París a partir de diciembre, 1909, y concluido, a lo sumo, en abril de 1910.

Publicado en un libro especial el 25 de mayo de ese año, le produjo a su autor la mayor retribución económica otorgada en su vida: ¡diez mil francos! Una suma superior a la que había recibido cualquiera de sus libros; más aún: superior a la que había logrado obtener con todos sus libros juntos.

Por algo, aparte de Nicaragua, Argentina fue el país de América donde Rubén vivió más tiempo. Cinco años, tres meses y veinticinco días: del 13 de agosto de 1893 al 18 de diciembre de 1898; lapso durante el cual encabezó el movimiento modernista y editó sus dos libros renovadores: Los raros y Prosas profanas; posteriormente cinco días: del 19 al 24 de agosto de 1906, a raíz de su participación en el Congreso Panamericano de Río de Janeiro; y, seis años después, más de cuatro meses: entre el 8 de agosto y mediados de diciembre de 1912, en gira de la revista Mundial.

Tanto se integró Darío a la vida artística de Buenos Aires, y amó intensamente a la Argentina, que este país fue llamado por él su patria intelectual, primero, y luego su segunda patria de encanto. Pero —lo más importante— es que, de acuerdo con su ideología de la latinidad, veía en Argentina —con Brasil y Chile— un posible muro de contención frente al expansionismo imperial del Norte. Así, en 1897 aseguró en su prosema "A la Argentina": "Has podido oponer al águila yanqui el cóndor".

Sigue en

http://impreso.elnuevodiario.com.ni/2010/05/16/nacionales/124385