martes, 6 de abril de 2010

Sindicato de Bibliotecarios / DECLARACION DE PRINCIPIOS


La Asociación de Profesionales de Bibliotecología, del ámbito de la ciudad autónoma de Buenos Aires y el Conurbano Bonaerense (xxxx-Buenos Aires) surge como expresión de la voluntad de constituir una entidad que propenda a la unidad y solidaridad de los profesionales de la información, a los fines de transformar la situación de inequidad laboral en la que se encuentran, por la ausencia de normativas convencionales específicas y como un espacio de convergencia, debate, organización y defensa de la actividad bibliotecológica.

Teniendo en cuenta que el esfuerzo aislado o individual no constituyen un medio eficaz para la defensa de sus derechos naturales y la obtención de mejoras a que son acreedores por su condición de facilitadores imprescindibles del conocimiento e información, base del progreso humano; Los Profesionales de la información, concientes de la fuerza de la unidad organizada, manifiestan su voluntad militante en pos de consolidar los objetivos que se expresan sucintamente en la presente declaración.


Constituyen principios esenciales e inamovibles sobre los que basará su acción: el respeto a las ideas y derechos de todos los asociados y a su libre expresión; el cumplimiento de los deberes que le imponga la concreción de sus fines; prescindencia absoluta frente a las posiciones políticas partidistas; la exclusión de toda discriminación religiosa, racial, ideológica, de género, edad o capacidades especiales; La defensa y promoción del empleo digno  en un marco de equidad legal , el impulso de la formación y capacitación profesional, cultural, técnica,  ciudadana y gremial. La mejora continua de la calidad de vida en el trabajo y el fomento del crecimiento cooperativo profesional y humano en base al diálogo entre pares y la colaboración interdisciplinaria.


La práctica permanente de la solidaridad, el sostenimiento de la más amplia democracia interna, el más absoluto respeto a la dignidad del hombre en su condición de sujeto activo y participativo de la vida social y la lucha por suprimir definitivamente la explotación del hombre por el hombre.

La activa participación cívica y social para allanar el acceso a la información, la democratización del conocimiento y el compromiso de asistir a la formación de la conciencia social y solidaria en la comunidad.

Estos objetivos históricos son por su naturaleza irrenunciables y se corresponden con el rol profesional  que los Bibliotecarios/as desempeñan en la sociedad.

Secularmente se ha ponderado la verdadera significación de los templos del saber, trascendental puente atemporal, testimonio indeleble de la huella humana.
Allí, la voluntad del hombre lo hizo posible. Guardianes de la historia, protectores del conocimiento frente a las múltiples acechanzas, cumplieron el mandato de conservar, organizar y divulgar el saber aquilatado en esas Bibliotecas.

La Tarea sigue viva en la praxis cotidiana y vocacional de la comunidad profesional. La misión de nuestros bibliotecarios/as, es el Servicio imprescindible a la educación, a la cultura y al sostenimiento de los valores cívicos en la sociedad; adaptando las funciones tradicionales con las nuevas tecnologías para que la información llegue a todos los segmentos de la ciudadanía.
Nuestra Comunidad  ha decido aunar voluntades para que el reconocimiento a esta labor profesional pueda ser diligenciada de manera indelegable. "Queremos que las Bibliotecas del país sean manejadas por Bibliotecarios; y también que estos sean Conducidos por sí mismos mediante una representación real y fehaciente"

Estas palabras fueron pronunciadas por el entonces Presidente Argentino, en el acto de clausura del primer Congreso de bibliotecas populares el 12 de abril de 1954: esos términos de inextinguible vigencia, van marcando nuestro derrotero.

Por lo expuesto; constituimos este Sindicato de Bibliotecarios para promover, establecer, garantizar, afianzar y jerarquizar los derechos Profesionales de la Comunidad Bibliotecológica


Buenos Aires, marzo de 2010