domingo, 18 de abril de 2010

Arranca la Feria del Libro y celebra 200 años de historia y literatura [Argentina]

Es una de las más prestigiosas y convocantes de América latina.  

Los miles y miles de estantes ya están instalados en La Rural, repletos de la inmensa variedad de ejemplares que se exhibirán y venderán durante la 36ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, que mañana pondrá en marcha sus jornadas profesionales y que el jueves abrirá sus puertas al público general -desde las 18 en forma gratuita-, hasta el 10 de mayo, en una nueva edición del evento editorial más importante de la Argentina. El Bicentenario, gran leitmotiv de actos y charlas de este año, inspiró el lema: "Festejar con libros 200 años de historias". Sobre el tema se hablará en el acto de inauguración el jueves, que aún no tiene orador principal confirmado, y durante los 19 días que dura la convocatoria.

Como siempre, visitarán la Feria invitados del exterior, entre los que destacan el italiano Alessandro Baricco, los españoles Antonio Gamoneda, Enrique Vila-Matas y Rosa Montero, y el estadounidense John Katzenbach. En Facebook, que la organización está usando más que nunca, junto a Twitter, hubo, entre los casi 5 mil seguidores, pedidos por Isabel Allende y por Paul Auster.

Los encuentros tradicionales, como el de Narradores, el Festival Internacional de Poesía y la Maratón de Lectura, también tienen su lugar asegurado en la agenda, ya convertidos en clásicos. Lo mismo sucede con la cuarta edición La Noche de la Ciudad en la Feria, que se celebrará el sábado 1° de Mayo: no sólo habrá entrada gratuita a partir de las 21, sino que antes, en la avenida Sarmiento, habrá un recital también de acceso libre del que participarán Sandra Mihanovich, quien homenajeará a Eladia Blázquez, Tania Libertad, que hará lo propio con Mario Benedetti, y, como cierre, Caetano Veloso.

"Son tres grandes músicos de Latinoamérica, muy vinculados a la poesía, creo que será el gran aperitivo para que la gente después entre a la Feria y la recorra", comentó el ministro de Cultura porteño, Hernán Lombardi, quien explicó que en esta edición, la Ciudad eligió distribuir su presencia en varios espacios y en distintas actividades por sobre concentrarla en un stand institucional. "El eje será impulsar a Buenos Aires como Capital Internacional del Libro 2011, declarada por la Unesco, y que la presencia de Buenos Aires se note en todo el espacio, mediante la acción; para eso triplicamos el presupuesto destinado, llevándolo a 1.200.000 pesos", sostuvo.

El Estado nacional montará el Espacio del Bicentenario, en el cual se concentrarán todas las dependencias oficiales de la Presidencia, tales como la Biblioteca Nacional, el Fondo Nacional de las Artes y la Secretaría de Cultura, cuyo titular, Jorge Coscia, es el único funcionario invitado que ya confirmó su presencia en el acto de inauguración del jueves.

Como novedad, este año se montará durante el 8 y 9 de mayo el Espacio Cómic, con charlas y exhibiciones. Además, Francisco Solano López, el dibujante de El Eternauta, entregará por primera vez el premio que lleva su nombre a una obra del género. La II Bienal Borges-Kafka / Buenos Aires-Praga será otro de los platos fuertes de esta edición, para la que concurrirán escritores y funcionarios checos.

Reducida en dimensiones -este año ocupará 37 mil metros cuadrados, mientras que desde 2007 abarcaba 45 mil-, la Feria cuenta con 50 expositores más que el año pasado, que representan a 38 países del mundo. "Cuando empezó la planificación de esta edición, en agosto de 2009, se consideró que la crisis frenaría la demanda de espacio, por lo que se decidió no alquilar el pabellón ocre; luego, la situación mejoró pero era tarde, el pabellón ya estaba tomado, por eso quedó una lista de espera de unos 20 interesados", cuenta Marta Díaz, directora de Ferias de la Fundación El Libro, entidad que organiza el evento. El aumento en la cantidad de expositores indirectos, es decir, aquellos que ofrecen su material a través de stands de librerías, distribuidoras o países, balancea la reducción física, así como la instalación de tres carpas en espacios exteriores, según explica Díaz, que espera "una Feria a la altura de su gran prestigio".

Instalar un stand en La Rural cuesta entre 588 y 1313 pesos el metro cuadrado, dependiendo del pabellón en el que vaya a ubicarse. Pero el costo no es lo más difícil de sortear: la adjudicación de espacio se va haciendo según la antigüedad en la Feria, por lo que las opciones -de ubicación, de tamaño y de costo- se acotan para las editoriales más nuevas. Así, ingresar como expositor es todo un mérito para quienes se lo proponen.

"Nos costó entrar lo mismo que les cuesta a todos los nuevos editores: las mejores ubicaciones se van rápido y cuando te toca elegir tal vez queda algo que no te sirve, por dimensión, por costo; creo que el sistema es mejorable, aunque la Fundación siempre escucha a los expositores más chicos y es dinámica a la hora de reacomodar el espacio para ampliar las oportunidades", cuenta Ileana Lotersztain, directora de la editorial Iamiqué, que participa desde 2007 de la Feria, y agrega: "Eso sí, una vez que entrás, no podés dejar de ir; hay público, hay especialistas, estás en el catálogo, es la inversión en publicidad más importante de todo el año".

Michelle Keningstein es la presidenta de la comisión de Biblodiversidad, el grupo de 28 editoriales independientes que expondrán y venderán sus títulos en un stand colectivo de la Cámara Argentina del Libro. "Esta participación es el primer paso para abrirse camino en la Feria, que es el evento en el que hay que hacer presencia porque la recorre más de un millón de personas y porque durante las jornadas podés hacer negocios", cuenta, y explica que en general, no tener stand propio tiene que ver con que el volumen de títulos publicados es aún reducido y, a la vez, con los costos.

Como en cada abril, las alfombras de colores ya están desplegadas, las salas de conferencias preparadas, las pilas y pilas de libros con olor a nuevo acomodadas. Sólo falta el aporte imprescindible de los cientos de miles de visitantes que distinguen a cada edición de la Feria, y la hacen única.

Fuente: http://www.clarin.com/diario/2010/04/18/sociedad/s-02183171.htm