jueves, 22 de abril de 2010

36* Feria internacional del Libro de Bs. As. [Popular o elitista]

El agregado entre corchetes, es una manifestación de incipiente dicotomía que seguramente se deshará con el paso de la vista al párrafo siguiente. Empero no deja de ser un anhelo aleatorio creer que esta inmensa megacumbre libresca nos vaya a permitir, un resquicio para analizar el contexto social que la circunda.
Nadie del ámbito cultural puede sustraerse a su imantada presencia en la sede de la cuasi bi-centenaria sociedad rural porteña. Los bibliotecarios tampoco somos la excepción y recorreremos one more time, sus calles interiores, salas, pabellones, stands. Todo será un placer ineludible y casi una cita obligada para sentirnos participes en esa inconmensurable Feria, sustancia de nuestra profesión.
Expositores por doquier no evadirán esta inmensa vidriera; Editoriales, academias, universidades, periódicos, canales de tv, radios, Centros culturales, cámaras, embajadas, sindicatos, provincias, fundaciones,  municipios,  Bancos, Secretarias de estado, ministerios, facultades, colegios profesionales…
Muchos desearán pasar por allí, la gran ciudad y su extenso conurbano, con estándares de vida medio y altos son el sustento primordial, los visitantes consuetudinarios, los  pseudo-progres, porqué más allá de sus pruritos, puede más  la vidriera encantada; los turistas favorecidos con el cambio.
Los que firman best-seller, los conferencistas, periodistas, las escuelas con sus alumnos y docentes, escritores, los indisimulados egos; los inalcanzables precios de los libros…
Organizada por la Fundación el Libro #1, su eslogan para la ocasión es "Festejar con libros 200 años de historia."
Sin embargo, obviando disyuntivas, podríamos decir que en una sociedad con un tercio de su población pobre y de esta, otro tercio indigente; semejante fasto debería ser ocasión propicia para un examen  profundo por parte de aquellos más dotados intelectualmente. Es decir  este gran encuentro puede ser un buen momento para el análisis de la problemática social-educativa-cultural, soslayando la intrínseca vanidad; repensando seriamente sus causales y buscando las factibles alternativas para auxiliar, desde la cultura a nuestra dirigencia para hallar  entre todos, las mejores y adecuadas políticas en pos de un país que a partir de este centenario y en las próximas Ferias del libro puedan festejar además, la  democratización del  acceso a la cultura, acotando las innegables brechas sociales existentes.
         
 Daniel Diaz
Bibliotecario Argentino