jueves, 25 de marzo de 2010

Biblioteca Nacional de Austria, entre las más bellas del mundo

El amor del ser humano por la cultura ha hecho que construya lugares especiales para conservar unos de sus mayores exponentes y guardas, los libros. Las bibliotecas salpican buena parte del mundo como depositarias de saber y lugares de encuentro para quienes lo anhelan.
Pero hay bibliotecas y bibliotecas. No cabe duda de que estamos frente a una de las bibliotecas más bellas del mundo, la imponente Biblioteca Nacional de Austria, en Viena.
La Biblioteca Nacional de Austria es la biblioteca más grande en el país y un moderno centro orientado al servicio al público. Pero también destaca porque alberga unos museos de visita imprescindible.
Los museos de la Biblioteca Nacional de Austria
El Salón de Estado o Sala Principal es la parada que nos propone esta hermosa imagen. Además, en la Biblioteca podremos visitar los museos del Papiro, del Globo y el Museo Esperanto, con exposiciones permanentes y temporales que muestran al público los valiosos libros y objetos de los diez departamentos especializados de la Biblioteca.
  • El Museo del Globo contiene alrededor de 570 objetos: globos terrestres y celestes, lunares y globos planeta, y los instrumentos relacionados con estas representaciones. Mapas, atlas, relieves, instrumentos de topografía, bibliografía geográfica… Un lugar ideal para los amantes de la geografía.
  • El Museo del Papiro, con cerca de 200 objetos en exhibición, muestra sólo una fracción de los fondos de la Colección. Los objetos expuestos van desde los más antiguos papiros de la colección, un libro de los muertos de mediados del segundo milenio antes de Cristo, a los documentos de la época islámica escritos en papel en el siglo XIII. Estos objetos ilustran la vida de las personas que viven en el valle del Nilo durante un período de tres mil años. Además, organiza exposiciones temporales temáticas muy interesantes.
  • El Museo del Esperanto. El Museo de Esperanto de la Biblioteca Nacional de Austria expresa, en sus 80 metros cuadrados de museo organizado en un estilo moderno, las vicisitudes de la historia del esperanto, y además se presenta de manera general el tema de la relación del hombre con el lenguaje. Con los medios interactivos disponibles los visitantes pueden conocer también a otras lenguas planificadas, incluido el Klingon de la serie de televisión Star Trek.
El Salón de Estado de la Biblioteca Nacional de Austria
El palacio imperial de Hofburg, residencia de los Habsburgo hasta 1918, alberga múltiples joyas del patrimonio cultural austríaco, entre ellos esta biblioteca, considerada la obra maestra de la arquitectura barroca en Austria.
La Biblioteca Nacional fue construida en 1722 por Johann Fischer Von Erlach, y posee dos millones y medio de libros, entre los cuales están verdaderas joyas, como La Biblia de Gutemberg. 8000 incunables, 40000 manuscritos 35000 partituras, un cuarto de millón de mapas… componen un catálogo de incalculable valor.
Este edificio mezcla el neoclásico francés y una brillante decoración interior presidida por el techo oval de la cúpula. Su hijo Joseph Manuel Fischer von Erlach, arquitecto también, supervisó la finalización de las obras inacabadas de su padre, hacia 1737.
La Sala de Estado o Salón Barroco es inmenso como observamos en la fotografía, y contiene estatuas de mármol dedicadas a varios Habsburgo. Fue construido de 1723 hasta 1726 según los planos del famoso arquitecto de la corte y realizada por su hijo. Los frescos del techo, de temas militares, alegóricos y escenas cotidianas, fueron completados en 1730 por el pintor de la corte Daniel Grans.
El fresco de la cúpula, que es de 30 metros de altura, presenta la apoteosis de Carlos VI, impulsor de la Biblioteca del Tribunal, con una alegoría sobre la construcción de la Biblioteca. Los armarios de madera de nogal y las columnas de mármol completan la majestuosidad de una auténtica biblioteca barroca del siglo XVIII.
No tengo la suerte de conocer el interior de este edificio, pero probablemente podría incluirla entre mis bibliotecas preferidas. La entrada para conocer esta maravilla cuesta 7 euros, aunque para visitar otras salas de la Biblioteca hay otras tarifas y distintos precios combinados.
Agradecemos a nuestro lector Xavi que nos haya permitido compartir esta foto en Diario del viajero. Sin duda se trata de una bella mirada a un hermoso lugar que merece la pena visitar: la Biblioteca Nacional de Austria, una de las más bonitas del mundo.
Fuente: