domingo, 7 de febrero de 2010

Más Bibliotecas para disminuir la violencia y la delincuencia en Argentina.

“En la ciudad donde había más asesinatos del mundo y hace unos seis años, Sergio Fajardo, alcalde de Medellín, Colombia, se preguntó de dónde salía la miseria, y detectó cinco barrios. La respuesta no fue más policías, no. ¿Sabes qué hizo?. En cada uno montó una maravillosa biblioteca, fantásticas escuelas y centros donde la gente aprendiera a montarse negocios. ¿Sabes cuánto invirtió en educación y cultura?. El 40 % del presupuesto. ¿Sabes cuánto bajó la violencia en cuatro años?. Un cuarenta por ciento por año. A lo mejor, Buenos Aires necesita para el Bicentenario ocho grandes bibliotecas en el Conurbano. Pero no bibliotequitas, grandes bibliotecas donde la gente pueda ir a estar, hacer teatro, pintar, leer o hacer cursos. Porque la gente tiene autoestima. Hoy, en los barrios de Medellín, está orgullosa”.


Este es un fragmento que quiero destacar en una nota salida en la revista Ñ de hoy, hay una entrevista a Toni Puig Picart, experto en gestión cultural, expresó una idea que me llamó poderosamente la atención. ¿Por qué no las bibliotecas pueden tener un rol importante para disminuir la violencia, la brecha social, económica y cultural?. Puig se refiere a un caso concreto, a Medellín donde se subió el presupuesto en cultura para atender proyectos que traten de disminuir la violencia en sus barrios. El gobierno decidió apostar a proyectos de creación de bibliotecas, entre otras instituciones culturales y educativas.

En Argentina todavía no se ve, ni se vislumbra como política de Estado priorizar este tipo de proyectos. ¿Qué rol tenemos los bibliotecarios para que no se nos tenga en cuenta y hagamos de nuestras instituciones un lugar central de la cultura contemporánea?.

Para más información:

Red de Bibliotecas de Medellín
La transformación de Medellín: urbanismo social
Parques Biblioteca y Cultura del Emprendimiento en Medellín

Fuente: http://mirtasal.wordpress.com/