martes, 1 de mayo de 2018

Día del Trabajador: por qué se celebra el 1° de mayo

La fecha fue instaurada en París en 1889. Pero remite a un sangriento episodio que ocurrió en Estados Unidos, tres años antes. 
A muy pocos les suenan los "Mártires de Chicago", pero todos sabemos que el 1° de mayo es el Día del Trabajador. Y a esos hombres les debemos el feriado.
Los "Mártires de Chicago" -antes de serlo- luchaban porque se respete la jornada laboral de 8 horas, en lugar de las entre 12 y 16 que en 1886 se trabajaban de corrido en gran parte de Estados Unidos.
Las 8 horas fueron motivo de lucha de los trabajadores desde los inicios de la revolución industrial. Y en 1868 el presidente estadounidense Andrew Johnson la convirtió en ley. Pero no todos los estados la adoptaron ni todos los empleadores la acataron. Chicago, epicentro de la industrialización por el desarrollo del ferrocarril, se resistía.
Entonces, el 1° de mayo de 1886 un grupo de sindicalistas anarquistas de esa ciudad comenzó una protesta por sus derechos. La huelga duró tres días y finalizó con un trágico episodio entre los trabajadores y la policía
Los manifestantes convocaron a una concentración pacífica en el Haymarket Square. Pero un desconocido arrojó una bomba que hacia quienes intentaban reprimir la protesta y terminó matando a varios policías. El episodio pasó a denominarse la "Revuelta de Haymarket".
Por el hecho, acusaron a 31 trabajadores y condenaron a cinco a la horca y tres a prisión. El juicio fue ilegítimo y nunca se descubrió quién fue el responsable del atentado.
Así, esas ocho personas se convirtieron en los "Mártires de Chicago". Es que la lucha del movimiento que había iniciado esa manifestación pacífica el 1° de mayo de 1886, finalmente logró la reducción de la jornada laboral a 8 horas. Y en 1889, en París, esa fecha fue instaurada como Día del Trabajador por el Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional.
Si bien los hechos surgieron en Estados Unidos, ese país celebra el feriado el primer lunes de septiembre. Eso se debe a que en 1887, un año después de la "Revuelta de Haymarket", el presidente estadounidense Grover Cleveland estableció el Día del Trabajo en septiembre como feriado oficial en EE.UU. por la celebración de los Caballeros del Trabajo, la reunión de la federación laboral más progresista, y para evitar que el 1° de mayo sirviera como veneración de los "Mártires de Chicago".