miércoles, 9 de mayo de 2018

Apostillas….

Apostillas….

 

En todos los partidos políticos hay economistas de fuste que podrán instruir con mas entidad acerca de la muy problemática crisis económica y el significado del llamado Déficit fiscal, mencionado insistentemente como uno de los lastres incidentes. Suena horrible pero así se denomina a la insolvencia del estado para hacer frente a sus erogaciones corrientes. Es un tema recurrente y esta dado en función de las políticas públicas de las diferentes administraciones.


En 2015 la estimación de ese agujero era del orden del 5 a 6 % del PBI o sea al borde de la nada; en 2017 se estimaba en un punto menos. Esto implica que la administración publica requiere de unos 30 mil millones de U$S anuales para funcionar…eso si con recursos NO genuinos


Entonces si el estado gasta más de lo que dispone, necesariamente tiene estas ineludibles opciones: 1) emisión monetaria (por Ej. las evitas de $100) sin respaldo, lo que implica una depreciación de la moneda y mas inflación 2) Gestionar créditos o 3) y a modo de complementos hacer ajustes progresivos (reducción de subsidios, etc.)

 

Ante el sismo del mercado y la corrida del dólar, el gobierno opto por un salvavidas  conocido y malquerido para hacer frente a esta debacle atemporal y de impredecibles consecuencias.

 

Recordemos que cuando  derrocaron a Isabel M. de Perón el 24.03.1976, la deuda publica era del orden de los 7 mil millones de dólares, teníamos un 6 % de pobreza y casi nulo desempleo.  En 1983, con la vuelta de la democracia,  la dictadura los legó una deuda externa de 45 mil millones de dólares; el gobierno de R. Alfonsín a modo de paliativo social, auxilio con  unas 800 mil cajas Pan. 35 años después existen más  de 6 millones de personas que reciben una necesaria  ayuda social…y un tercio 30% de la población es pobre…


Algo hicimos mal…o erramos en el diagnostico o no tenemos una dirigencia que nos ayude a salir de este atolladero…


En los años previos al ultimo gobierno, no hubo inversión significativa y los pocos empleos que se generaron fueron los estatales…Argentina pareciera estar en la cornisa de la inestabilidad; un país poco confiable para suscitar expectativas y si demasiadas aventuras.

 

Sin inversión no habrá generación de empleos… y con este panorama estamos en muy serios problemas…

 

En este contexto de incertidumbre, el presidente esta acompañado con un puñado de  tipos con poca calle y cero política: Caputo, Quintana, Lopetegui , Peña, Arribas, Dujovne, Aranguren… y con el monitoreo del Sr. del país de las bananas Duran Barba….

 

Si hubiera algo mas que soberbia, el Presidente debería convocar a todos los partidos políticos, gobernadores y jefes de bancadas legislativas y miembros del poder judicial: para informar y evaluar la muy problemática situación económica y entre todos consensuar políticas para la coyuntura

 

Decían en 2015 que le hicimos un gambito a Venezuela; es materia opinable, pero en el horizonte esta el espejo de la reciente crisis económica de Grecia… Esperemos que no sea más que un indeseable infortunio y que podamos entre todos superar este mal trago.