miércoles, 28 de febrero de 2018

La digitalización de la Biblioteca del Vaticano.




La digitalización de la Biblioteca del Vaticano.

por El Mercurio salmantino

La digitalización de la Biblioteca del Vaticano

Hoy en día, la biblioteca que fundó el papa Nicolás V es mucho más amplia que la iniciada de su colección personal de 350 códices en 1448. Para acceder a ella hay que adentrarse en los muros del Vaticano y cruzar el patio del Beldevere, no accesible a los turistas. Allí, entre las paredes del Palacio Apostólico, se encuentran más de 1.600.000 libros, entre los que hay 8.300 incunables, 150.000 manuscritos, 100.000 documentos impresos y unas 300.000 monedas y medallas. La inmensa colección, que se fue almacenando en diversos salones del Vaticano, se hospeda ahora en este edificio para su tratado, consulta y digitalización. "Los manuscritos que conservamos aquí no son nuestros, son producto de la humanidad y hay que ponerlos a disposición de esa misma humanidad", dice el viceprefecto de la Biblioteca, Ambrogio M. Piazzoni.

Algunos de los libros más preciosos de la colección, como el Códex Vaticano, uno de los manuscritos en pergamino más antiguos que se conservan de la Biblia y que data del siglo V, un manuscrito de las obras de Virgilio, el Tratado de astrología de Alfonso X el Sabio y el libro de pintura de Leonardo Da Vinci, que fue copiado en la primera parte del siglo XVI y otros materiales como medallas, monedas, grabados, fotografías antiguas hasta libros modernos, se encuentran digitalizados utilizando el formato FITS, un sistema de almacenaje creado por la NASA en 1981 y se pueden consultar desde cualquier parte del mundo. ACCESO A LA BIBLIOTECA

Si la preservación de los documentos debía ser duradera en el tiempo, preferían no confiar en formatos como .jpg o .pdf porque tienen licencia de autor y no son tan estables por sus numerosas actualizaciones. En el laboratorio de digitalización y fotografía, contiguo al de restauración, cerca de una veintena de expertos fotografían y escanean incunables y libros de todas las lenguas y materias. Antes, los documentos han pasado por el ojo clínico del taller de restauración, de donde proceden las instrucciones para la digitalización: pasar la página por el ángulo superior, tener cuidado con las fisuras o no abrir los volúmenes más de treinta grados en algunos ejemplares.

vatican-400AD_2858816c
Poesía de Virgilio e ilustración de una dama esperando a sus marineros. Códice romano del 400 d. C.

El proyecto, que necesitará todavía unos 15 años para completarse, cuenta con la colaboración de la fundación Digita Vaticana, una organización nacida en 2012 para recaudar fondos. Para su directora, la española Maite Bulgari, el objetivo no es más que el de salvaguardar el patrimonio, pero sobre todo avanzar en la investigación de los textos. "Con la digitalización habrá más descubrimientos. Para los estudiosos será más fácil comparar diferentes manuscritos al disponer de herramientas de búsqueda avanzada por palabras clave, algo los antiguos manuales no permiten".

Resultado de imagen de biblioteca del vaticano digitalizacion
Sandro Botticelli, Divina Comedia, Inferno, fin. s. XV

 

 

El Mercurio salmantino | 28 febrero, 2018 en 8:45 am | Etiquetas: Biblioteca del Vaticano, Digitalizacion | Categorías: Bibliotecas históricas | URL: https://wp.me/p8nrXs-RI
Comentario    Ver todos los comentarios


¿Tienes problemas haciendo clic? Copia y pega esta URL en tu navegador:
https://bibliotecahistoricausal.wordpress.com/2018/02/28/la-digitalizacion-de-la-biblioteca-del-vaticano/