viernes, 7 de julio de 2017

El BIBLIOTECARIO como INFLUENCER


Influencer es un término anglosajón, un neologismo y anglicismo que se podría traducir como influenciador  (aunque no existe tal palabra en la RAE),  pero no como influyente (influential en inglés). Es decir, un perfil que actúa por y para influenciar, un perfil que ejerce una influencia activa  y que es un agente del cambio (Molina, 2016).
Por lo tanto, un “Influencer” es alguien (puede ser una persona o bien un organismo)  que pueda ejercer cierta influencia  en la toma de decisiones de una audiencia. Se caracteriza por comunicarse efectivamente, tener gran presencia, credibilidad e impacto en determinado sector de la comunidad a través de la web 2.0. Todo esto gracias a su conocimiento.
o    Alguien a quien se le escucha.
o    Líder de opinión.
o    Posee credibilidad
o    Personalidad autentica e inspiradora.
o    Sabe de lo que habla.
o    Tiene experiencia en lo que habla
o    Es un motivador.
o    Generador de contenidos.
o    Dispuestos a colaborar.
o    Interactúan constantemente con su las comunidades en las que participan.
o    Ven oportunidades en cualquier cambio, siempre de manera positiva y con actitud contagiante.
o    Son proactivos, confían en sí mismos y toman la iniciativa.
o    Habilidad comunicativa.
o    Se interesan por conocer y comprender bien la comunidad/organización en la que se desenvuelven.
o    Construyen una fuerte relación con los distintos grupos involucrándose con cada uno de ellos, con proyectos y grupos que requieran su acompañamiento/asesoramiento.
o    Conocen bien los temas o servicios, por lo que son excelentes facilitadores.
o    Contribuyen proponiendo  ideas, desarrollándolas e implementándolas si es necesario.
o    Se enfocan en escuchar, observar y leer signos antes de suponer cualquier cosa.
o    Están en constante preparación.

Julián Marquina es su publicación Tu organización necesita un influencer … ¡Y lo sabes! menciona: “Las bibliotecas cuentan en sus comunidades de usuarios con influencers. Profesores, escritores, emprendedores, comerciantes, jóvenes, no tan jóvenes… que gozan de cierta posición en las redes sociales y que pueden echar una mano a la hora de darle visibilidad a la propia biblioteca”.
Partiendo de lo anterior, he venido dándome cuenta que como bibliotecarios tenemos mucho de influencer en nuestras comunidades y es que, al pensar en hacer ésta publicación se me vinieron a la mente algunos personajes que yo considero influenciadores de opinión, sobre todo esos que han venido siendo referentes en temas de mi interés.
Por ejemplo, Julian Marquina y Julio Alonso Arevalo un par de mentes activas, quienes mantienen un par de blogs imperdibles de seguir, Julian con su blog  http://www.julianmarquina.es/ y Julio como responsable del blog https://universoabierto.org/, ambos cumplen una gran labor en la creación y curación de contenido, buscan y nos comparten continuamente información sobre temas que tienen que ver con el mundo de la información y de las bibliotecas.
Pablo García Carballido es otro de mis influencers favoritos, amante de las bibliotecas, experto en catalogación (una de las áreas de mi especialidad) y uno de los administradores en el grupo de FB “Prácticas de catalogación” junto con Ariel Brito Jiménez, Pablo , sin duda alguna, cumple con las características de un influencer en toda la extensión de la palabra a mi punto de vista. Se involucra y compromete en cada cosa que hace, participa constantemente en grupos de redes sociales, MOOCs, etc., manteniendo una presencia de colaboración y ayuda constante para con los demás.
Como podemos ver, el papel de bibliotecario como influencer, sigue manteniendo el rol clave que ha venido desempeñando desde el principio en la sociedad, el de proveer acceso a la información, acercándonos, interactuando en nuestras comunidades de una u otra manera, de a cuerdo a las necesidades que sus integrantes van presentando. Nosotros como bibliotecarios nos vamos reinventando conforme los servicios en las bibliotecas van avanzando.
El papel de las bibliotecas y el de los bibliotecarios pues, es esencial en el desarrollo del ecosistema de la información a través de la inclusión social, sobre todo ahora que tenemos una fuerte presencia en redes sociales. Los usuarios por su parte, como consumidores de información, recurren a nosotros para guiarlos en su búsqueda de información en éste océano que se ha convertido la Internet y por la cual les cuesta tanto navegar de manera efectiva.
 “Los bibliotecarios y bibliotecas se han convertido en herramientas sociales, clave, para promover sociedades justas y democráticas” (García-Febo, 2016).
Somos quienes, juntos con otros profesionales de la información, le damos un reenfoque a  las nuevas tecnologías a través de servicios innovadores que satisfacen las necesidades cambiantes de las sociedades y apoyamos el desarrollo sostenible de las economías y sociedades conectándose con organismos para colaborar con un fin común.
Después de analizar lo anterior, es innegable que nuestros usuarios a la hora de requerir información sobre cierto recurso, servicio o producto, depositan su confianza principalmente en expertos/profesionales y en gente que los trate como iguales, esas personas que se detienen a conocer sus problemas, con las que crean cierto vinculo, esas personas que son capaces de reconocer su problemática de información en cuanto comentan un poco sobre lo que están buscando o sobre temas que son de su interés, esas personas que nos ven como referencias.
No estamos nada alejados del objetivo principal de toda estrategia social en marketing, que es la de “Mejorar nuestros productos y servicios, fidelizando a nuestros usuarios con un buen producto/servicio, bajo la forma de una figura que logra abrirse paso en Internet y las redes sociales para hacer llegar dichos servicios a su cliente objetivo, impactándolos y conectándonos con ellos cada vez más y valiéndonos de las distintas herramientas que las nuevas tecnologías ponen a nuestra disposición.
Un par de características principales que comparte todo tipo de influencer es que son influyentes e independientes al mismo tiempo, y son independientes justo porque no cobran (o deberían de cobrar) por compartir, colaborar o escribir sobre un tema, producto o servicio.
Continuando en éste tenor, concluyo  que nuestro blog de Infotecarios juega el papel de “influencer” ya que somos un grupo de personas creativas que influimos y generamos opinión en una gran cantidad de personas,  gracias a las numerosas audiencias que hemos logrado construir a lo largo de los últimos años (y que seguramente seguirá creciendo de cara al futuro), los temas que aquí se tratan y los intereses de nuestras audiencias, buscando siempre  establecer vínculos y colaborando mutuamente con otros.
Un ejemplo muy reciente al respecto de Infotecarios como “influencer” sucedió hace unos días en que mi compañera de trabajo y yo iniciamos el MOOC  Catalogación con RDA. Al siguiente día de haber comenzado el curso, le pregunté si había comprendido la actividad final que nos solicitaban, ella respondió que no le quedo muy claro por lo que recurrió a Infotecarios para leer las entradas que las compañeras María Violeta Vertolini y Claudia Escobar Vallarta habían escrito antes y las cuales le parecían mucho más claras. Le sirvieron de referencia y esto me hizo reflexionar sobre el papel que jugamos hoy en día como influencers.


Referencias:
Biblioteca Centro Médico de Mar del Plata. (2016, Noviembre 17). Loida García-
Febo – VII Jornada TAB. [Archivo de Video]. Recuperado de  https://www.youtube.com/watch?v=EbeGaYzyjjk

McKnight, M. (2010). The agile librarian´s guide to thriving in any institution. Santa Barbara, California: Libraries Unlimited.

Molona- C., A. (2016, junio). ¿Qué entendemos por Influencers? Blogismo- Recuperado de http://www.bloguismo.com/
 Fuente: http://www.infotecarios.com/el-bibliotecario-como-influencer/