miércoles, 5 de abril de 2017

Follow the Money

Procesaron a CFK [ en total 18 imputados]   por asociación ilícita y lavado


“Jefes de una banda" organizada para la “devolución o retorno" que "se hacía mediante contratos de alquiler de propiedad de esta empresa", fueron las palabras que eligió el juez Claudio Bonadio para procesar a Cristina Kirchner y a sus hijos Máximo y Florencia por "asociación ilícita en concurso por lavado de activos y negociaciones incompatibles" en la causa Los Sauces SA. El embargo trabado fue de $ 130 millones para la ex mandataria y el diputado y líder de La Cámpora, mientras que a su hija menor se le fijó en $ 100 millones la cifra a embargarle. El procesamiento que incluyó a 18 imputados, entre ellos los empresarios K Lázaro Báez y Cristóbal López, principales inquilinos de la inmobiliaria, y a Osvaldo Sanfelice -mano derecha los Kirchner-. El magistrado que pidió que la causa siga siendo investigada por su par Julián Ercolini -que procesó a Cristina por asociación ilícita-, determinó que ninguno de los procesados salga del país.

Mientras Cristina Kirchner sumó su tercer procesamiento, por primera vez la Justicia avanzó sobre sus hijos procesándolos en una causa por corrupción. Máximo Kirchner, director y dueño del 32,5% de las acciones de la inmobiliaria, fue señalado por Bonadio como responsable de realizar muchas de las operaciones "sin documental correspondiente" y junto a sus padres, crear Los Sauces SA para “canalizar dinero ilegítimo”

En este entramado societario, el juez consideró que Florencia Kirchner (22,5% de las acciones) cumplió un “rol preponderante” tras el fallecimiento de su padre, cuando ingresó a la firma, con "poder decisión" en la empresa. Sin embargo, Bonadio consignó que "no se sabe cuáles son sus tareas, como miembro del directorio o empleada, ni porque cobra un sueldo como empleada cuando claramente no desempeña labores para la sociedad". En 17 meses ganó más de un millón de pesos como gerente.

El juez de la causa, que inició con la denuncia de la diputada Margarita Stolbizer (GEN), sostuvo que todo "fue pergeñado por Néstor, Cristina y Máximo Kirchner" y que junto a Florencia después de 2010, se convirtieron en "jefes de una banda" que “impartían las directivas de la organización delictiva”, para percibir dinero “ilegítimo a fin de darle apariencia lícita" y que la “devolución o retorno" se realizaban según el extenso fallo, mediante “contratos de alquiler" con Báez y López junto a su socio Fabián De Sousa, que representaron el 86 % de la facturación: garantizaron a los Kirchner más de $ 25 millones entre 2009 y 2015.
La Justicia consideró que Los Sauces creada en 2006, nunca tuvo la intención de funcionar comercialmente, sino dedicarse "al cobro de retornos". "No tenía sede social ni empleados, sólo Ramón Ángel Díaz Díaz, jardinero de la casa de la ex Presidenta", consigna el fallo
Preso hace un año, Báez sumó su cuarto procesamiento y un embargo de $ 130 millones. Sus hijos Martín, Luciana y Leandro también fueron procesados como parte de una asociación ilícita. Los embargos fueron de $ 20 millones para Martín y $ 10 millones para sus hermanos. El procesamiento también se ordenó sobre López y De Sousa bajo la misma figura con un embargo de $ 100 millones cada uno.

La figura de "negocios incompatibles" se argumentó en base a la relación de los inquilinos principales, con el Estado Nacional mientras los Kirchner fueron la máxima autoridad del país. En el caso de Báez, recibió 52 contratos viales ($21.600 millones). López por su lado, obtuvo la prórroga por diez años más, antes de vencer, la concesión de los tragamonedas del Hipódromo. "El pago a semejante favor fue en alquileres, más caros e innecesarios, dada la cantidad de propiedades que ostenta el grupo en su conjunto y los valores que surgen de otros alquileres en el mismo complejo y de la tasación efectuada", concluyó Bonadio. El dueño de Indalo alquila un dúplex, un piso y siete cocheras de Madero Center por $ 560.000 por mes.

Un hombre de confianza de Cristina, Osvaldo Sanfelice también fue procesado con un embargo de $ 130 millones. Con Idea SA gerencia La Aldea hotel de la inmobiliaria, mientras que con Negocios Patagónicos vendió a Los Sauces el chalet de Río Gallegos, donde reside Cristina Kirchner, operación sospechada de lavado de activos.

El listado de los 21 procesados -a los que se les prohibió la salida del país-, incluyó a Romina Mercado -sobrina de la ex Presidenta-, a los cuatro escribanos participantes en las operaciones; al contador Víctor Manzanares-, a apoderados de las empresas de Báez y a su contador Claudio Bustos.