domingo, 8 de enero de 2017

Borges, inédito: "Buenos Aires es un barrio de Montevideo"

1978. Borges es entrevistado para una radio uruguaya en plena efervescencia mundialista. Fue censurada por sus apreciaciones previas sobre Artigas.
Borges y el fútbol, dos pasiones inevitablemente argentinas, se unieron en junio de 1978, cuando el notable periodista e historiador uruguayo Atilio Garrido, quien logró llegar al genio argentino a través de su colega Brian Glanville, lo entrevistó en el histórico departamento que el escritor tenía en la calle Maipú.
Ese diálogo, en el que también estuvieron presentes las profundas raíces orientales de Borges, fue censurado por la dictadura militar uruguaya y no pudo ser publicado en ninguno de los prestigiosos medios donde trabajaba Garrido, quien ha dedicado su carrera a explicar el fútbol como un fenómeno cultural de múltiples implicancias desde una perspectiva donde la pasión convive armónicamente con el rigor historicista.
Hoy, como parte de una larga nota que se publicará este domingo y el próximo, PERFIL lo da a conocer por primera vez. El tardío e irónico agradecimiento, y esto corre por parte de quien escribe estas líneas, es para los represores uruguayos, tan solícitos para la violación serial de derechos humanos como para la inutilidad en el ejercicio –ilegítimo del poder. Tal vez desde la Argentina nos pueda sorprender, pero la tradición democrática oriental es tan fuerte que pocos años después el mismo régimen perdería ampliamente un plebiscito constitucional contra opositores, a quienes estaba vedado hacer campaña.
Dos años antes de ese fallido intento de perpetuación, y en medio de la euforia mundialista que sirvió de inmejorable pantalla para el terrorismo de Estado practicado en la Argentina, Garrido conoció a Borges como parte de una cobertura periodística muy particular en la que, precisamente porque Uruguay no había clasificado al Mundial, el autor de Maracaná, la historia secreta podía elaborar notas de largo aliento con menos presiones coyunturales.
No se registraron fotos del encuentro entre él y Borges, pero el audio de la entrevista (disponible en Perfil.com) mantiene un brillo muy particular, como si los años y los escollos tecnológicos no hubieran formado parte de su geografía. También fue particular la campaña que Radio Carve de Montevideo hizo para promocionar el reportaje, que fue prohibido porque al régimen no le cayó en gracia que Borges, de visita en la capital uruguaya poco tiempo antes, hubiera contrariado el dogma oficial sobre el héroe patrio José Gervasio Artigas.
Consultado por Perfil, Garrido, quien nunca se sentiría defraudado por la amarga imagen que el maestro argentino tenía del fútbol, evoca así aquel momento: "Yo tenía 28 años, que es el tiempo en que te llevás el mundo por delante y pensás que no hay fronteras. La nota se hizo el 15 de junio por la mañana en el apartamento de Borges, que estaba en la calle Maipú 944, 6° B, y que terminó siendo su residencia durante las décadas siguientes".
Agrega Garrido: "Cuando subí con Glanville, nos abrió la puerta María Kodama y nos llevó a un sofá para dos. Nos dijo 'vayan a aquel sofá y tomen asiento. No muevan nada de lugar'. Al costado había un sillón vacío. Pasaron unos minutos y Borges llegó caminando como si no estuviera ciego, sin rozar ningún objeto, y se sentó delante de nosotros. Me hizo mucha gracia que estuviera rabioso porque, después de cada triunfo de Argentina, en Buenos Aires salían miles y miles de personas a la calle, que confluían en el centro festejando y llenando la City de bocinas, banderas y papel picado pues Clemente, el dibujo de Clarín que popularizó Caloi, incitaba a tirar papelitos. Y además el Gordo Muñoz, por radio Rivadavia, pedía que la gente no hiciera eso en el estadio, porque se llenaba la cancha de papel picado y era una mala imagen".
Entonces, concluye el autor de 100 años de la Conmebol, un continente de fútbol, "la FIFA sacó una resolución prohibiendo esa costumbre y amenazando con una posible sanción a Argentina. Por supuesto, finalmente no pasó nada. Pero Borges odiaba ese griterío que, decía, no lo dejaba dormir, porque las multitudes estaban hasta altas horas de la madrugada por las calles".
Ese odio comienza a conocerse más en profundidad ahora, pero se transforma, inexorablemente, en amor. Como el amor que Borges le tenía a su patria nativa (Argentina), a su patria cultural (Inglaterra), a su patria tardía (Suiza), a su patria ilusoria (Islandia) y a su patria remota (Uruguay).
—Quiere decir que este fenómeno mundial que es Jorge Luis Borges, venimos a saber ahora, nos pertenece un poquito también a los orientales.
—Sí, sí, desde luego. Puedo decirle esto: yo no sé si mi primer recuerdo, que curiosamente es el recuerdo de un cantero y de un arcoíris, debo situarlo de este lado del Río, en una quinta de Adrogué o en un modesto jardín de Palermo, o en la quinta de mi tío Francisco Haedo en el Paso Molino, en Montevideo. No sé si mi primer recuerdo corresponde a este lado del río o al otro.
Mi abuelo, el coronel Borges, nació en Montevideo e inició su carrera militar como artillero defendiendo la plaza sitiada: tenía 14 años. Luego se batió en la División Oriental de César Díaz, en la Batalla de Caseros: fue uno de los que decidieron la victoria y tenía 16 años, pero en aquel tiempo la gente maduraba pronto. Mi abuelo se hizo matar en la batalla de La Verde en el año 1874.
—¿Maduraba más pronto aquella gente? ¿Ese puede ser uno de los méritos de la generación anterior?
—Sí, creo que maduraba muy pronto, pero al mismo tiempo eran menos longevos que nosotros. La prueba de ello es que hay un poema de Lugones que empieza así: "Sintiendo vagar por su elegante persona/ Una desolada intimidad de hastío/ La bella solterona (Treinta y ocho años, regio porte, un tanto frío, de beldad sajona)", etcétera. Bueno, pues todas mis amigas tienen 38 años y no son consideradas solteronas, pero en el año 1905, 1906, era otra cosa: a los 38 años una mujer tenía el triste derecho de llamarse solterona si no se había casado.
—Volviendo un poco a Uruguay, al margen de aquel recuerdo que usted no tiene definido…
—Tengo muchos otros recuerdos, sobre todo de la frontera, porque yo hice dos viajes con Enrique Amorim, casado con una prima mía, Ester Haedo, hasta Santana do Livramento, y ahí por primera y última vez en mi vida vi matar a un hombre. Y tengo otro primer recuerdo del Uruguay. Yo en Buenos Aires nunca había visto gauchos, pero en el Paso Molino vi troperos que traían hacienda de los departamentos del norte, y vi mis primeros gauchos, y eso me emocionó mucho, porque yo los conocía simplemente por la fama y por estampas. Pero ahí los vi de veras.
—Esos dos recuerdos, el fronterizo y el de los gauchos, ¿pueden haber motivado el cuento "El muerto", que hace poco se llevó al cine?
—Sí. Les aconsejo que eviten el cine. Hicieron una película absurda con El muerto. Con decirles que yo situaba toda la acción en una estancia cimarrona de la frontera, allá cerca del Yaguarón o de Santana do Livramento. Bueno, todo ocurría en el año 1890 y tantos, y a ellos se les ocurrió dotar a esa estancia –y ustedes saben lo que son las estancias por ahí, que ni siquiera tienen montes– de billares, y hacer que los gauchos jugaran al billar. Pero no se buscaba un efecto cómico, era mera ignorancia de quienes hicieron la película. ¿Se da cuenta? ¡Gauchos de la frontera de Brasil jugando al billar!
—¿Y cómo fue entonces que se hizo la película estando usted en desacuerdo con la forma en que se ambientó?
—Bueno, yo simplemente firmé un contrato, mi editorial cedió los derechos y no tuve nada que ver con la película. Ni siquiera sé qué actores trabajaron, quién fue el director ni nada de eso. Simplemente ellos cedieron los derechos, se hizo el film, fui a verlo (aunque verlo en mi caso es una metáfora, porque estoy ciego desde el año 1955), pero algunos amigos míos me señalaron ese aspecto involuntariamente cómico.
—¿Con qué intelectuales del Uruguay usted se siente más vinculado, con mayor afinidad?
—Tendría que mencionar nombres ya pretéritos, pero soy un hombre viejo. No querría olvidar a Emilio Oribe, a Pedro Leandro Ipuche y a Fernán Silva Valdés, que me honraron con su amistad, pero no digo eso en desmedro de otros: son simplemente los tres primeros nombres que acuden a mi memoria. Y luego querría hablar también de mi tío injustamente olvidado, Luis Melián Lafinur. Yo recuerdo haber estado de chico en la casa de él, que creo que se ha demolido ahora, una casa en la calle Buenos Aires, en la península, en la Ciudad Vieja.
—Lamentablemente se están demoliendo muchas casas viejas, no solamente en Montevideo sino también aquí en Buenos Aires.
—Aquí en Buenos Aires ocurre otra cosa más rara: se construyen en el barrio de San Telmo, que no tiene ninguna tradición especial, falsas casas viejas, y hasta se le ha ocurrido a algún intendente poner un aljibe en una esquina. Todo el mundo sabe que los aljibes son para los patios, no para las calles, pero parece que ya se ha olvidado eso, de modo que hay una plaza en San Telmo con un aljibe en el medio, increíblemente.
—¿Los rioplatenses tenemos desapego por el pasado?
—No, yo creo que no. Creo que queremos el pasado pero, al mismo tiempo, en este caso lo falsificamos un poco. Fíjese que ahora en San Telmo están haciendo falsas casas coloniales, o falsas casas del tiempo de Rosas.
—Usted estuvo en la casa de su tío Luis Melián Lafinur, me estaba contando…
—Sí, estuve muchas veces y tuvo un destino bastante triste. El escribió un libro muy lindo sobre Juan Carlos Gómez y un libro titulado Tabaricidio, contra Zorrilla de San Martín, porque eran adversarios (Juan Zorrilla de San Martín, escritor emblemático del Uruguay, conocido como el "poeta de la patria" y autor del poema épico Tabaré, fue, además, padre del escultor José Luis Zorrilla de San Martín, autor del célebre monumento al general Roca de Buenos Aires, y abuelo de la vestuarista Guma Zorrilla y de la actriz China Zorrilla). El pensaba dedicar su vida a escribir una historia del Uruguay. Yo recuerdo la biblioteca de él, que ocupaba varias habitaciones, y él, ciego, recorriendo la biblioteca, ya incapaz de escribir el libro. Y murió, un hombre ya viejo. Hubiera podido, quizá, hacerlo. Pero yo creo que no, que es muy difícil, sobre todo un libro de historia, que requiere documentación. Quizá un ciego pueda dedicarse, como yo, a obras de imaginación, pero no a obras que requieren consulta. Y él murió ciego en esa casa vieja de la calle Buenos Aires, rodeado de los libros que le hubieran permitido ejecutar ese proyecto que él había acariciado toda su vida, de escribir la historia de la República Oriental del Uruguay. Y no pudo hacerlo.
—¿En qué año ubicamos sus viajes permanentes a la casa de la calle Buenos Aires en la Ciudad Vieja?
—Y a la quinta de mi tío Francisco Haedo en la calle Lucas Obes. Había un arroyo que se llamaba Quitacalzones y otro arroyo Miguelete también por ese lado, por el Prado.
—Un embajador argentino en nuestro país, cuando invitaba a las grandes recepciones decía "los espero en mi casa de la avenida Agraciada esquina Quitacalzones", lo que en aquella época provocaba prácticamente el pudor de todos.
—Sí, claro, era un zanjón el arroyo. No lo recuerdo muy bien, pero corría por los fondos de la quinta. Bueno, todos esos recuerdos míos montevideanos yo no sé cuándo empiezan, pero sé que nosotros veraneábamos todos los años en Montevideo, en casa de mi tío Francisco Haedo, y que eran los veraneos largos de entonces, de dos o tres meses.
—Jorge Luis Borges, ¿encuentra similitud entre Montevideo y Buenos Aires y entre su pueblo?
—Sí. Yo siempre digo que Buenos Aires es un barrio de Montevideo.
—¿Buenos Aires un barrio de Montevideo?
—Sí, siempre lo digo, si son lo mismo. Hasta diría que Buenos Aires está más cerca de Montevideo que de Córdoba, por ejemplo, que tiene un carácter muy distinto, y mucho más cerca que de Salta, no sólo geográficamente sino espiritualmente.
—Ahora que usted me nombra a Juan Carlos Gómez y me recordaba la amistad con su tío Luis Melián Lafinur, ¿es partidario de la idea que en su momento propuso Juan Carlos Gómez y que causó la división del Río de la Plata, de la Patria Grande?
—Sí. Yo creo que tenemos que llegar a patrias más grandes todavía. Creo que tenemos que llegar a patrias tan grandes que ya no haya patrias. El que tenía la misma idea era Sarmiento. Pero a Sarmiento se le ocurrió una idea absurda: que para evitar la inevitable rivalidad entre Montevideo y Buenos Aires la capital estuviera en la isla de Martín García, algo sumamente incómodo desde luego, ¿no? Eso iba a llamarse Argirópolis, es decir la "ciudad del Plata". A él se le ocurrió esa idea de la posible capital de ambas patrias creo que cuando estaba en Chile escribiendo el Facundo.
—Ya que estamos recordando un poco la génesis de estos países, leí hace poco un poema suyo donde usted sostiene la tesis de que Buenos Aires comenzó a fundarse por el lado de Palermo y no por San Telmo.
—Sí, pero es una broma mía. No, Buenos Aires realmente empezó a fundarse por San Telmo, sí. La primera fundación de Buenos Aires, la de don Pedro de Mendoza, fue en el Parque Lezama. La segunda fundación, en la que participó un señor llamado Juan de Garay, del cual soy descendiente, fue en la Plaza de Mayo, llamada Plaza Mayor, a una distancia de pocas cuadras. Además, en aquel tiempo no habría tal distancia, habría simplemente el campo pelado nomás, ¿no? Pero sé que la primera fundación tuvo lugar más o menos en lo que es el Parque Lezama. Ahora, la ciudad fue destruida por los querandíes, que venían del norte, del lado de San Isidro. Y luego ocurrió la segunda fundación en la Plaza Mayor, que fue el centro de la ciudad durante mucho tiempo.
 —Después de haber recorrido esta primera etapa en la vida de Jorge Luis Borges, y de haber descubierto su afinidad casi total con Uruguay, cosa que nos place…
—Y a mí también.
—Queremos ir de a poco a otro tema. Jorge Luis Borges había expresado hace dos meses que cuando llegara el Mundial de Fútbol no podría estar en la República Argentina.
—Sin embargo, aquí estoy, y aquí estoy soportándolo. Pero creo que falta poco, ¿no? (risas). Yo no estoy en contra del deporte del fútbol, pero creo que es una frivolidad a la que se le da una importancia excesiva. Además, fomenta el nacionalismo, que es uno de los grandes males de esta época. Porque yo veo que no se piensa si un partido fue lindo o no: se piensa en quiénes ganaron, que es lo más aleatorio de un juego. En cambio, tratándose del ajedrez, por ejemplo, la gente puede estar interesada en el ajedrez. Pero creo que nadie está interesado en el juego mismo del fútbol: está interesado en tal o cual cuadro o en tal o cual país.
Continúa la semana próxima.
Entrevista