domingo, 6 de diciembre de 2015

Rebelión peronista contra La Cámpora

En el Senado bonaerense se fracturó el bloque del FPV; hay tironeos entre los diputados

Tantos años amagaron con rebelarse que anteanoche, cuando finalmente sucedió, pocos lo creyeron: los senadores bonaerenses identificados con el PJ territorial y sus intendentes decidieron no acatar una conducción impuesta por el "cristinismo" y el bloque del Frente para la Victoria se fracturó en dos.

Pero no sólo ese hecho -sea momentáneo o no- marca una bisagra en la política bonaerense. También la forma en que se explicitó: ayer, a través de un comunicado del municipio de La Matanza, que comanda el jefe del PJ provincial, Fernando Espinoza, se culpó abiertamente a La Cámpora por la fractura.

El bloque del PJ quedó con 9 miembros, bajo la jefatura de Daniel Barrera, hombre de Espinoza, y congrega, entre otros, a Darío Díaz Pérez (hoy intendente de Lanús), Patricio García (cercano a Julián Domínguez) y 4 ex massistas.

El bloque "cristinista" reúne a ocho miembros: entre ellos, Sergio Berni, Ada María Sierra (esposa del intendente de Avellaneda y presidenta de la bancada) y senadores vinculados con La Cámpora, Nuevo Encuentro y con el vicegobernador, Gabriel Mariotto.

Ambos sectores reclamaron para sí tres de los cuatro cargos en juego: la vicepresidencia tercera de la Cámara que le correspondía al FPV, la jefatura y la vicejefatura del bloque. El "cristinismo" esperaba colocar a Berni como vicepresidente tercero del Senado y a Sierra como jefa de bloque.

Sierra era resistida por los peronistas, que la recuerdan como quien "entró por la ventana" en la boleta del FPV y dejó fuera de la lista de candidatos a la actual presidenta del bloque de senadores, Cristina Fioramonti, esposa del diputado Carlos Kunkel.

Más allá de ese argumento, asomaron otros dos motivos más profundos entre los consultados por LA NACION. Uno, político, arrastra un rencor de años del peronismo con "los pibes que dicen que vienen con órdenes de Máximo Kirchner" y la bronca más reciente por la derrota en la pelea por la gobernación.

El otro motivo es económico: despojados del Gobierno y de la caja de la presidencia del Senado, los peronistas no parecen dispuestos a relegar más cargos. El acuerdo entre María Eugenia Vidal y Sergio Massa, que terminaron quedándose con el grueso de las autoridades de ambas cámaras no fue inocente para profundizar esa sangría.

Resta ver si la fractura en el Senado bonaerense se extiende a la Cámara de Diputados (que anteayer logró mantener unido el bloque, pero con heridas), al territorio y al Partido Justicialista. O si se resuelve en las próximas semanas.

Massa tampoco la tuvo fácil antenoche, cuando recorrió los pasillos de la Legislatura. Si bien el Frente Renovador (FR) se quedó con la presidencia de Diputados y varias secretarías de peso, su bloque de diputados no logró un acuerdo para elegir un presidente.

Seis diputados querían el cargo, pero la lista se redujo a tres luego de una reunión con Massa, el jueves pasado: quedaron Juan Amondarain, Lisandro Bonelli y Rubén Eslaiman. "Pensábamos que la pelea era por la vicepresidencia y que Sarghini seguía dirigiendo el bloque. Sólo nos faltó tiempo de charlar", coincidieron dos contendientes, para quitarle tensión a la previa de la reunión del miércoles, donde deberán consensuar un nombre.

Con tantos cargos y "cajas" conseguidos por el acuerdo con Pro, los massistas se muestran tranquilos de poder contener a los díscolos y, desde ahí, salir a seducir a los peronistas del FPV.

(c)  Marcelo Veneranda

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1851864-rebelion-peronista-contra-la-campora