domingo, 18 de octubre de 2015

La Biblioteca del Congreso y un curioso récord: tiene más empleados que las principales del mundo





Aumentó 38% su personal en cuatro años.

El Congreso Nacional es una de las instituciones estatales que mayor cantidad de empleados ha incorporado en los últimos años. Uno de los sectores más favorecidos en el reparto de cargos fue su Biblioteca. En 2015 se destinaron más de 726 millones de pesos para cubrir los sueldos de sus 1.558 trabajadores. Su staff supera al de las principales bibliotecas del mundo, a pesar de que su colección es hasta 147 veces más pequeña.

La British Library es la biblioteca más completa del Viejo continente. Sus 625 kilómetros de estanterías contienen la mayor colección de libros, manuscritos, cartografías, microfilms, revistas, diarios, dibujos y grabaciones del mundo. Para ser más exactos, 150 millones de ítems. Entre sus tesoros pueden encontrarse el “Diamond Sutra”, el primer libro que se encontró impreso, que data de la Dinastía Tang (868 AC); la única copia manuscrita del poema épico anglosajón Beowulf, o el manuscrito de “Las aventuras subterráneas de Alicia”, obra de Lewis Carroll que daría origen a “Alicia en el País de las Maravillas”. Diariamente unos 16 mil usuarios consultan la colección que se expande a razón de 3 millones de artículos nuevos por año. El único récord que no puede disputar con Argentina es el de la cifra de trabajadores. En su ultimo reporte anual, informó un plantel de 1490 empleados que trabajan full time en sus dependencias, ya sea por contratación directa o indirecta.


A pesar de que la Biblioteca del Congreso cuenta con 66 empleados más que su par inglesa, su catálogo es mucho menor. La colección bibliográfica es de más de tres millones de títulos, a los que hay que sumar otros 10 mil ítems que corresponden a la colección de diarios y revistas que forman parte de la hemeroteca. Algunos de sus artículos más destacados son el primer ejemplar de la Gazeta de Buenos Aires, de 1810, y el documento de la Declaración de la Ciudad de Buenos Aires como Capital de la República.


Sobre la cantidad total de trabajadores, el jefe de prensa Fabián Stecco aseguró a Clarín que solo la Dirección General de la Biblioteca conoce las cifras, así como las funciones que cumplen. Al cierre de esta nota, el director coordinador general, Alejandro Lorenzo César Santa no respondió al pedido de entrevista. De la Web oficial del organismo surge que algunas de las actividades que se desarrollan en el Congreso, además de la atención al público, son: servicios de asesoramiento legislativo, traducciones de documentos, el Programa Nacional de recuperación de Documentos Históricos, la digitalización de documentos, una editorial, cursos y talleres, y hasta una radio por Internet. Quizás todas estas actividades puedan justificar un aumento de personal del 38% en los últimos cuatro años.
La Biblioteca Británica no es la única de las "grandes" que se las arregla con menos recursos humanos. En la ciudad de San Petersburgo se encuentra la Biblioteca Nacional de Rusia, la más antigua de Europa Oriental. Fundada en 1795 por la emperatriz Catalina la Grande, y diseñada por el arquitecto Yegor Sokolov, el edificio alberga una colección de más de 37 millones de títulos. En sus anaqueles se encuentran joyas como el Evangenio de Ostromiro, el libro más antiguo de Rusia que data del 1056-1057, el Codex de Leningrado, el manuscrito bíblico más antiguo y la biblioteca de Voltaire compuesta de 6814 volúmenes, parte de las cuales son notas manuscritas, que fue adquirida por Catalina II. Según su reporte de 2014, cuenta con un total de 1361 personas para cumplir las funciones de servicios de información, visitas guiadas, conservación e informatización de archivos, e incluso ofrecen servicios de información legal.


A septiembre de este año trabajaban 881 personas en la Biblioteca Nacional de España, otra de las más importantes de Europa, que tiene una colección de libros, manuscritos, incunables y otros documentos gráficos, que totalizan 26 millones de obras. Como la Biblioteca del Congreso, tiene además de los servicios básicos de atención, exposiciones y otras actividades culturales.


La Biblioteca Nacional de China es la tercera más grande del mundo y ostenta estadísticas abrumadoras. En el último año, pasaron más de 3 millones de visitantes por sus 250 mil metros cuadrados. Los sitios de Internet que dependen de la institución alcazaron más de mil millones de clicks. La institución es reconocida por su colección de materiales antiguos y excepcionales, como antiguos grabados en huesos animales y caparazones de tortugas que datan de la disnastía Shang, manuscritos de las dinastías Dunhuang, Zhaocheng y Tripitaka. Su catálogo bibliográfico es uno de los más extensos del mundo y continúa en aumento. En este edificio de Beijing hay 33 millones de ítems, sin contar el material digital. Para mantener semejante colección, digitalizar libros, disertaciones, manuscritos, realizar trabajos de investigación y atender al público, se necesitan 1483 empleados.


Pero quizás no sea necesario ir tan lejos. La Biblioteca Nacional tiene una colección de 55 mil titulos de hemeroteca, mapas, 800 mil piezas bibliográficas, una colección de 300 mil partituras, un archivo de historietas y humor gráfico argentino. Su número de empleados asciende a 201.


Por Marina Dragonetti