lunes, 13 de julio de 2015

LINEA 60: Un conflicto con todos los matices posibles [opinión]


Un cuarto de millón de pasajeros diarios  hace más de tres semanas están a la buena de dios.

La Comisión interna de la línea 60 (la histórica que conocemos por su recorrido primario Tigre – Constitución) resolvió una  huelga por la reincorporación de 47 despedidos más un colega cesanteado  que fuera el detonante de esta movida.

 La particularidad de la medida de fuerza estaba dada por el No cobro de boletos a los pasajeros en protesta por el despido del chofer cuestionado por la empresa y la modalidad de ese  No cobro trajo como consecuencia el despido de esos  47 choferes.

Más allá de los diferendos que estas empresas tienen con sus dependientes, es necesario puntualizar una cuestión que es importante evaluar:  
La comisión interna denuncia que la empresa recibe subsidios del estado nacional por 340 unidades y solo pone en circulación 260 (mencionan unos 100.000 $ mensuales) con lo cual estaríamos en  presencia de un fraude de proporciones.

Por este motivo los choferes no cobraban boletos por cuanto mencionaba que esos estarían cubiertos con el subsidio del estado que parte de los impuestos que todos pagamos y ello implica que con todas la unidades circulando la frecuencia seria mayor y la espera y la forma de viajar más cómoda.

El argumento suena muy bien; ahora preguntémonos si las comisión interna con los datos que mencionan  de ser corroborados estaríamos en presencia de un delito y esto ameritaría una denuncia en sede judicial.

Ahora bien, desde el punto de vista gremial donde estaría el problema que originó el  conflicto ocasionado por el No cobro del boleto: 

Que la gente viaje mejor??
Que la empresa ponga las unidades faltantes en la calle??
Que se sepa que hay un dinero que no se sabe si sale, de dónde sale y donde va a  parar…o repartir ??

Cuando escuchamos al referente de la comisión interna de la 60, oímos no solo a un delegado preocupado por la defensa de sus compañeros sino a un dirigente político que ignora al gremio al que pertenece UTA y quiere hacer de su comisión interna una organización marginal del gremio que los representa legalmente.

Porque mas allá de sus razones la comisión interna de la 60 forma parte de un gremio…y curiosamente  es la única Comisión Interna  que  comete estas medidas de fuerza en todo el país… con argumentos que van más allá de una cuestión sindical y están  más cerca de una denuncia judicial que hasta el momento No formalizaron y no sabemos si poseen la documentación necesaria para tal cometido. 

Es significativo el silencio del ministerio de trabajo y de la mismísima UTA… pareciera que van hacia  una guerra de desgaste. La comisión interna recibió el fin de semana pasada la presencia de dos delegados gremiales (militantes de un partido de izquierda) lo cual es indicial de la postura politica-ideologica de esa comisión.

Hasta aquí los argumentos embrionarios del conflicto son tanto  POLITICOS  como  gremiales y es posible que les asista toda la razón, pero si de corrupción hablamos deberá ser la justicia la que se ocupe de estas cuestiones, misión esta que no les compete a los delegados de la 60, mas allá de efectuar una denuncia formal que hasta ahora omitieron.


Quedando el tema de las cesantías por resolver….y en esto como en casi todas las actividades de la vida será menester dialogar y negociar. Para mantener  las fuentes de trabajo  y consolidar la organización sindical...