martes, 30 de diciembre de 2014

En Vísperas del 2015



El inevitable estruendo prenunciará el arribo del año nuevo; a pocas horas de dar vuelta la ultima pagina del calendario hacemos comúnmente innumerables conjeturas, balances exiguos, miradas inquietas, anhelos de logros potenciales: Augurios  y deseos….
Los estereotipos se repiten sin solución de continuidad, las calcadas palabras y la necesidad presente de tener en las 365 etapas que se inician jornadas promisorias.
Recordando un lema muy sentido podría hacer un brindis con todos mis amigos, colegas, compañeros/as pidiendo para todos, sin demasías exigencias ni alocadas expectativas algo tan sencillo y primario: Paz, Pan y Trabajo…

A todos/as : Un inmenso afecto y gracias por compartir tantos y tan sentidos momentos juntos!!!!



Daniel Diaz / Bibliotecario Argentino