martes, 22 de enero de 2013

La grafología: del engaño, a una ciencia exacta

Para mucha gente, la grafología es un "truco" de echador de cartas que pretende "leer" el porvenir en la escritura. Por el contrario, los eminentes grafólogos miembros de la Sociedad de Grafología afirman que su especialidad es una ciencia.
Si tratamos de comprender de qué se trata, acabaremos, sin duda, compartiendo esta última opinión – con tal que se capte convenientemente dentro de qué límites al grafología es una ciencia. Algunos empresarios que buscan personal publican un anuncio por palabras y piden una respuesta manuscrita. Esas respuestas son sometidas entonces al examen de un grafólogo, cuyo informe contribuye a decidir si se debe citar o no al interesado para un examen más profundo. El informe es, a veces, de una posición inquietante
 3r4hqq145h0ajcv451owkm52k522219332012706
Se leerá, por ejemplo: "Bajo una hombría de bien falsa, esconde un carácter astuto e hipócrita; su egoísmo, su codicia y su astucia podrían muy bien hacerle cometer actos desleales". Muchas preguntas vienen a la mente. ¿Es cierto que nuestra escritura revela tantos secretos? ¿Estamos seguros de que esos defectos descubiertos (o esas casualidades) son verídicos? ¿No es grave acusar a alguien por las "revelaciones" de su caligrafía?
LA ESCRITURA ES UN GESTO
La escritura no es, se dice, sino un gesto como los demás. Como ellos, traduce también la personalidad del autor. Basta ver a algunos seres para saber con quién tenemos que habérnoslas. Los hay que andan con paso menudo, y otros lo hacen a grandes zancadas, balanceando los brazos. Se puede dar los "buenos días" con un ligero movimiento de cabeza, o, al contrario, con la mano francamente abierta. Toda una psicología, se basa en el estudio de los movimientos: la forma de sentarse, lo que uno hace con las manos, cómo se corta la carne; mil indicios reveladores del temperamento y del carácter. ¿Por qué la letra habría de ser diferente?
Hay gente que escribe, en efecto a "grandes zancadas", y otros con "pasos menuditos". En los optimistas, grafologia-3la letra asciende, y en los pesimistas desciende. Otros hay que lo hacen todo a medias, y sus letras están sólo medio trazadas. Hay toda una variedad de manifestaciones en la escritura catalogadas por los grafólogos, que son indicios serios que permiten descubrir el comportamiento del que ha escrito. Pero la idea que podemos sacar de ello no es totalmente exacta, porque no es cierto que la escritura sea un gesto como los demás.
EL CÓDIGO Y LOS SÍMBOLOS
La escritura es uno de los medios de comunicarse entre individuos que se expresan según el mismo "código", es decir, la misma lengua. Utiliza un catálogo de símbolos, que son las letras, y las cifras y los signos de puntuación. Por lo menos, así ocurre entre nosotros. Si fuéramos chinos, diríamos que los símbolos de la escritura son signos que expresan ideas.
UN APRENDIZAJE DIFÍCIL
En estado nativo, el aprendiz de hombre no sabe escribir; sin embargo, sabrá muy pronto expresarse con la voz y el gesto. Para aprender los signos de la escritura para leerlos y escribirlos a la vez, le supondrá un enorme trabajo. En general, los adultos ya no se acuerdan del trabajo, que les costó este estudio. 
aprender-escribir
Y, sin embargo, el sostener el lápiz o el bolígrafo es ya difícil. No queda más remedio que admitir que estos movimientos no tienen nada que ver con el temperamento ni con el carácter del "sujeto". Por el contrario, ocurrirá a menudo que su adquisición deberá dominar el comportamiento natural y hacerle desaparecer en el acto de escribir. Es, pues, evidente que un niño nervioso, turbulento, que soporta mal la innmovilidad escolar (tan relativa), difícilmente se doblegará a la disciplina caligráfica.
LOS IMPULSOS INSTINTIVOS
Mucho más tarde, cuando el hecho de escribir se ha asimilado enteramente y se ha hecho tan automático como el andar, el dibujo de la escritura, su grafismo es como invadido por impulsos o retenciones, surgidas directamente del carácter y del temperamento del "escritor". El que pretenda analizar estos movimientos para sacar conclusiones de los mismos, no debe nunca perder de vista que, cuando uno se pone a escribir, es con un fin preciso: trazar símbolos conocidos a fin de ser comprendido por los que van a leer. Así se meclan, y a veces se oponen, la voluntad del escritor y los impulsos instintivos de su naturaleza profunda.
LOS MÚSCULOS QUE TRABAJAN
Algunos grafólogos modernos han aportado otra noción importante: los gestos de la escritura, conscientes o inconscientes, 7804712-gesto-de-la-mano-del-hombre-que-escribir-en-un-libro
se ven dificultados en su realización por la posición del brazo sobre la mesa y de la mano sobre el papel. En la vida corriente se gesticula con todas las partes del cuerpo; en el acto de escribir, sólo los músculos de la mano (de una sola mano) entran en acción. Dicho lo cual, no podemos dejar de destacar que el escritor, al llegar al final de su carta, levanta la mano para firmar. Y ahí está esa firma cargada de cualidades o de taras; ella se convierte en el revelador por excelencia. tanto más cuanto que la firma ya no cae en el campo del código de la comunicación; al contrario, su papel es justamente caracterizar al que la ha escrito.
EL ANÁLISIS GRAFOLÓGICO
El análisis grafológico moderno se basa en la búsqueda, en la escritura que se examina, de ciertos "trazos-tipo" debidamente reconocidos y catalogados. En 1943, el doctor Streletski enumerada 106 "trazos-tipo"; pero los investigadores aumentaron este número sin cesar.
Los "trazos-tipo" han sido clasificados por Crépieux-Jamin, Diapositiva2
gran teórico de la grafología, en siete géneros, que son, según él, los siete caracteres que muestra siempre una escritura. Esta presenta siempre una dirección, una dimensión, una continuidad, una forma, un orden, una precisión y una velocidad.
El grafólogo busca primero cuál es la dirección; será ascendente, o convexa, o cóncava, o sinuosa, etc. Luego advertirá que la dimensión es pequeña (en altura) y espaciada (en anchura). Pasando a la continuidad, comprobará que la escritura pueda estar desunida o agrupada. Y así sucesivamente…
LOS RESULTANTES
En efecto, los "trazos-tipo" no tienen significado si se los toma aisladamente; no valen sino cuando se les relaciona. Los caracteres descubiertos por los grafólogos en las escrituras son casi siempre resultantes de varios índices puestos de relieve. Por ejemplo, el trazo inclinado, si es al propio tiempo redondeado y ligero, permite descubrir la ternura; pero si, por el contrario, es anguloso, se convierte en indicio de encarnizamiento, lo que no es lo mismo en modo alguno.
Ello demuestra que puede haber profundas diferencias en el análisis de dos escrituras que se parezcan: un ligero matiz basta para cambiar la orientación del grafólogo.
CAUSAS DE ERRORES
Y esto demuestra también que es peligroso pretender adivinar un carácter con una sola muestra de escritura. En efecto, puede aparecer un trazo de forma accidental. Un gran cansancio puede determinar un trazo pastoso o irregular. La impaciencia, el nerviosismo, la cólera o la ansiedad introducen trazos ocasionales que no son forzosamente interpretables. Puede haber también causas exteriores. Escribimos apresuradamente sobre un rincón de la mesa si esta mesa está llena de cosas: en cada final de línea, la mano choca contra una caja. El grafólogo que estudiará este escrito no podrá adivinar estas circunstancias; verá que los finales de líneas descendentes, apretados, y podrá sacar la conclusión, según los demás caracteres asociados, de que el escritor carece de confianza en sí mismo.
DIAGNÓSTICO GRAFOMÉDICO
Estas observaciones demuestran que hay que mostrarse muy circunspecto cuando uno se sirve de la grafología para establecer un diagnóstico médico. Cosa que se ha intentado. Ciertos médicos aseguran que un determinado trazo-tipo, ausente en los escritor del sujeto, aparece en un determinado momento de su existencia y puede orientar en la investigación de tal o cual afección. La aparición de un trazo "esbozado", "inhibido" y ligeramente descendiente habría contribuido así, puntuando los aspectos primordiales del exámen médico
 AA031594
al diagnóstico de una uremia en un hombre de cuarenta y seis años. No se nos oculta, sin embargo, que los trastornos glandulares, la hipertensión, una intoxicación o afecciones de la vista o del oído pueden comportar una modificación del equilibrio psicofisiológico, que se traduce en el enfermo por cambios en la escritura.
TRAMPAS EN LA ESCRITURA
Dicho esto, claro está, cualquier malicioso puede tener la idea de que se puede desviar un diagnóstico trucando la letra. ¿Puede darse a la escritura un aspecto engañador? Sí, con un poco de astucia. Para hacer que el jefe compadezca y conceda una vacación excepcional, algunos practican el trazo arqueado-convexo (se nota el ardor del trabajo; pero, ¡ay!, la fatiga salta a la vista). Sólo que habrá que tener cuidado con algunos otras decenas de trazos menos conocidos, sin lo cual la simulación será flagrante.
Fuente.
Etiquetas:
Aprendizaje, Código, Escribir, Escritura, Gesto, Grafología, Personalidad, Símbolos