sábado, 20 de octubre de 2012

Libertad de Expresión….


……..Hay pocos salvaguardias 100% efectivos contra las ambiciones totalitarias, pero uno se ha probado infalible: la libertad de expresión. Esta es una de las razones que llevó a la Asamblea General de las Naciones Unidas a adoptar la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el 10 de diciembre de 1948, en el Palacio de Chaillot, enfrente de la Torre Eiffel , Sena de por medio, en la Plaza del Trocadéro.
Hay un detalle que siempre me llamó la atención en la Declaración. El primer derecho que menciona, en el preámbulo, es el de la libertad de expresión. Antes que otros, en apariencia más contundentes, como el derecho a la vida, el texto arranca garantizando la libre expresión. Bueno, es lógico: sin ella ni siquiera podría haberse redactado la Declaración.
No sé si adrede, porque la mente humana es de hacer estas cosas sin que la exigua conciencia lo note, pero la Declaración admite, sin decirlo, que la libertad de expresión es condición para la existencia de este texto fundacional y para la existencia de todos los demás derechos.
Sólo los humanos somos capaces de expresarnos libremente, y sólo somos completamente humanos cuando podemos hacerlo sin miedo y sin limitaciones.
DE HECHO, HAY UNA SOLA COSA QUE EL TOTALITARISMO TEME: QUE LOS CIUDADANOS NO TEMAN EXPRESARSE PÚBLICAMENTE.
© Ariel Torres – La Nación