sábado, 23 de junio de 2012

Guía sobre los Libros Electrónicos para las Bibliotecas


¿Por qué ofrecer libros electrónicos?
Hay una variedad de razones para la compra de libros electrónicos, y el primero es el acceso. Ofrecer libros electrónicos es ampliar el contenido más allá de los límites físicos de la biblioteca. En un mundo digital, los clientes no se limitan a las horas de apertura. Se puede optar por descargar un nuevo libro los fines de semana, por la noche, ya que el contenido está disponible 24/7. Además, hay un interés creciente de los usuarios por los en eBooks y eReaders como ponen de manifiesto casi todos los estudios. Según el informe Pew el 19% de los estadounidenses leen en un libro electrónico, en España esta cifra es del 6,8%
La encuesta desarrollada por Library Journal de 2011 sobre la penetración de libro electrónico en las bibliotecas públicas de Estados Unidos encontró que el 66 por ciento de los encuestados había percibido un importante incremento en las solicitudes de libros electrónicos en bibliotecas en el último año.
Además, no es necesario habilitar espacios físicos para los ebooks. Las estanterías virtuales no requieren previsiones ni de cambios. El miedo a la pérdida o el daño a los contenidos también disminuyen.
Dicho esto, los ebooks tienen por igual muchas razones para no ser ofertados en bibliotecas ya que aún existen muchas cuestiones que no se han resuelto satisfactoriamente. En primer lugar son más caros que los impresos, y su uso está restringido con sistemas gestores de derechos digitales (DRM). El contenido suele arrendarse en vez de tenerlo en propiedad, debido a los acuerdos de licencia con los proveedores. Por otra parte, para mantener la colección se requiere pagar unas tasas anuales para garantizar el acceso permanente al contenido. Los modelos de negocio son muy diferentes de los modelos utilizados para libros impresos. A menudo, son insostenibles para los presupuestos de las bibliotecas públicas. Algunos de los contenidos pueden no estar disponibles para la biblioteca como muchos de los títulos publicados por las "cinco grandes" editoriales -Macmillan, Simon & Schuster, Hachette, y Penguin Group (la última de las cuales puso fin a su contrato de OverDrive el 9 de febrero) que no venden libros electrónicos a las bibliotecas. Además, Random House elevó sus precios el 1 de marzo, en algunos casos hasta triplicar el costo de un libro electrónico destinado al préstamo en bibliotecas. Ebooks también requieren de tecnología para que el usuario los pueda leer. Si los lectores en una comunidad no tienen acceso a esa tecnología de eReaders, dispositivos tablet, teléfonos inteligentes, o computadores personales serán excluidos del contexto de la lectura.
Participación de la comunidad
Antes de decidirse a comprar libros electrónicos para la biblioteca, hay que tener en cuenta el estudio de las necesidades de la comunidad. ¿Están sus usuarios pidiendo libros electrónicos? Si es así, ¿Qué tipo de contenido?: best-seller de ficción, libros infantiles, materiales de referencia, o quizá la literatura clásica? ¿Qué tipo de dispositivos de lectura están utilizando Kindle de Amazon-, Nook de Barnes & Noble, o iPads de Apple, teléfonos inteligentes u ordenadores personales? Esta información va a guiar las decisiones sobre el contenido y formato, así como mantener a la comunidad involucrada en la formación de una colección digital.
Libros electrónicos gratis
Para las bibliotecas con presupuestos limitados, la localización de contenidos ebook libre es esencial. La buena noticia es que existen miles de opciones. La mala noticia es que no son los títulos que aparecen en las listas de los más vendidos (Best Sellers). Sin embargo, hay miles de fuentes de ebooks gratuitos disponibles en línea. Es importante asegurarse de no proporcionar contenidos desde sitios alegales.
Dos colecciones merecen una mención especial, ya que ofrecen grandes colecciones en el dominio público (cuyos derechos de autor ha expirado). El primero es el Proyecto Gutenberg . creado por Michael Hart en 1971. Más de 40 años más tarde, su colección ha crecido a más de 38.000 títulos de dominio público. Otra excelente opción es Internet Archive (IA). Esta web ofrece libros, películas, música, software y sitios web. Su colección digital incluye más de tres millones de documentos, tanto en el dominio público o bajo la licencia Creative Commons.
Las bibliotecas se pueden cargar la información de estos títulos en su catálogo local con un hiperenlace de acceso a estas colecciones. Esta opción aumenta la visibilidad de los libros electrónicos en el ámbito local.
DOAB: Directorio de libros en Acceso Abierto. Al igual que existe un Directorio para las Revistas de Acceso Abierto (DOAJ ), tiene sentido tener algo similar para el floreciente mundo de las monografías de OA.
Plataformas de libros electrónicos para bibliotecas
Cuando llegue el momento para comprar contenidos electrónicos, las bibliotecas públicas tienen una gran variedad de opciones. Es importante evaluar todos los vendedores, determinar el gasto y la concesión de licencias de cada uno, y calcular los costes en curso para determinar si el modelo seleccionado es sostenible.
Baker & Taylor Baker y Taylor (B & T), a través de su nuevo Axis 360 ofrece libros electrónicos. Las bibliotecas pueden disponer de más de 105.000 títulos de libros electrónicos. La circulación de los libros electrónicos se lleva a cabo utilizando Axis 360 basado en la nube. Por último, el lector Blio se utiliza para consumir e interactuar con el contenido. El lector Blio permite leer en color, contenido, interactividad, y características de accesibilidad. Los programas de libros electrónicos van desde los $500 por año. Este bajo costo de entrada permite que una biblioteca pequeña pueda tener una colección personalizada para su comunidad. En la primavera de 2012, ofrecerá archivos EPUB y PDF disponible para descarga a los dispositivos.
Freading es un modelo de pago por el uso de las bibliotecas. Ofrece más de 20.000 títulos de docenas de editores. Después de una pequeña pago inicial, se paga por el contenido utilizado por las bibliotecas, seleccionado y utilizado por los clientes. Los precios van desde 50 centavos a 2 dólares por el uso, dependiendo de la fecha de derechos de autor del libro. El contenido no es en propiedad y el plazo del préstamo es de dos semanas. Cada libro puede ser renovado por un período de dos semanas de forma gratuita o por una tarifa nominal, dependiendo de la fecha de publicación del libro. Después de que el período de cuatro semanas de préstamo haya caducado, el libro no se puede acceder, sin costo adicional a una nueva descarga. Por otro lado, este modelo permite a varios usuarios leer el mismo título en el mismo tiempo sin espera. Asimismo, no hay tarifas de acceso en curso para las bibliotecas. Los clientes de las bibliotecas participantes descargan el contenido a través del sitio Freading a través de "fichas" prepago de la biblioteca. Las bibliotecas pueden elegir el número de fichas semanal disponible para los clientes.
OverDrive, el mayor proveedor de libros electrónicos en bibliotecas, ofrece más de 700.000 títulos de 1.000 editoriales. Ebooks, audiolibros y vídeos están disponibles en una variedad de géneros de ficción y no ficción. OverDrive es el proveedor en este momento que ofrece descarga directa a los dispositivos Kindle. Los títulos se ponen a en préstamo a disposición de los clientes e incluyen el mantenimiento anual y los honorarios de alojamiento. Para bibliotecas con presupuestos limitados se recomienda la creación de grandes consorcios de compra. Otra opción es unirse a un consorcio ya existente. Las bibliotecas en el consorcio pagará los honorarios anuales de participación. Las tarifas actuales de participación cubre el contenido, así como alojamiento y mantenimiento.
3M lanzó su biblioteca en la nube en junio de 2011. Actualmente cuenta con una reserva de 100.000 títulos de libros electrónicos (otros formatos en breve) de 40 editores. Pequeñas bibliotecas públicas de un grupo de consorcios pueden ser fácilmente acomodados por el servicio de 3M. También tiene un precio especial para pequeñas bibliotecas que deseen seguir siendo independientes. 3M permite a las bibliotecas transferir el contenido a otra plataforma, una vez que el contrato ha expirado, si desean hacerlo. La compañía está en conversaciones con Amazon y espera poder ofrecer descargas a los dispositivos Kindle en un futuro.
En España las plataformas que ofrecen libros electrónicos para bibliotecas son Xercode, Odilo, y Libranda
Si la biblioteca está mirando para comprar libros electrónicos de referencia o de contenido científico, hay varias posibilidades. Puede comprar a un agregador (un vendedor que vende los títulos de las editoriales múltiples en una sola plataforma), o hacerlo a través de la editorial en la plataforma de la misma, o por medio de un distribuidor (un vendedor que vende prensa y libros electrónicos de varios editores).
Los principales agregadores de libros electrónicos de Estados Unidos y distribuidores son EBL, EBSCOhost, ebrary ProQuest Follett, MyiLibrary Ingram, Knovel, Sarafi. Los títulos y los precios varían según el proveedor, el tamaño de la biblioteca, y el número de usuarios simultáneos. El contenido de estos vendedores está diseñado principalmente para la lectura online. Desde las interfaces permiten descargar los artículos de referencia, capítulos de libros o títulos completos para la lectura en línea de la mayoría de estos vendedores. Las políticas y procedimientos pueden variar de unos a otros.
Evaluación de proveedores
Al comprar libros electrónicos, es crucial evaluar cada proveedor. Muchas bibliotecas han creado hojas de cálculo o matrices para comparar las características rápidamente. Algunas cosas que deben ser comparados incluyen contenido / títulos disponibles, formato de los archivos, modelos de negocio y los costos, plazos de concesión de licencias (propiedad o de acceso), honorarios, disponibilidad de registros MARC, costo, opciones de descarga, impresión, características de la interfaz, soporte al cliente formación, y la posibilidad de utilizar los datos estadísticos.
Descarga de contenido
La mayoría de los clientes va a querer descargar libros electrónicos de la biblioteca a un dispositivo de lectura personal. Por lo tanto, es imperativo que las bibliotecas conozcan los formatos de archivos, dispositivos y procedimientos de descarga. Esto puede ser muy complicado dado los muchos formatos de archivo y dispositivos de lectura electrónica existentes en el mercado. En general, los libros electrónicos serán vendidos a las bibliotecas en formato de archivo PDF o EPUB. Estos formatos son compatibles con muchos dispositivos de lectura como el Nook, Sony Reader, Kobo, iPad, y muchas otras aplicaciones de lectura para los dispositivos de tableta y teléfonos inteligentes. Kindle, el dispositivo de Amazon por el contrario, utiliza un formato propietario conocido como AZW. Como se mencionó anteriormente, OverDrive es el único proveedor que ofrecer descargas directas a Kindle. El proceso de Kindle es relativamente simple y fácil, utilizando la cuenta de Amazon como fuente de entrega de contenido una vez que se ha extraído de la biblioteca..
Para la mayoría de las descargas de libros electrónicos, sin embargo, el proceso implica pasos adicionales. En primer lugar, los usuarios deben encontrar el título que desee buscando en el OPAC de la biblioteca, o en la plataforma de la biblioteca digital proporcionada por el vendedor. Una vez que un título está seleccionada, el usuario debe identificarse mediante la tarjeta de la propia biblioteca (hay un creciente movimiento de la integración de los OPACs y plataformas de proveedores). Títulos adquiridos con el uso ilimitado simultáneo, o aquellos de dominio público, permiten que varios usuarios pueden acceder a ellos, al mismo tiempo.
Después de proceder al préstamo los usuarios descargan el archivo en un ordenador o un dispositivo. El software predominante para esta descarga es Adobe Digital Editions (ADE). ADE es gratuito pero requiere que el usuario se registre y descargue el software en un ordenador personal. ADE se puede utilizar para almacenar, organizar y leer el contenido. También se puede utilizar para transferir los títulos descargados a un dispositivo de lectura electrónica a través del puerto USB. Para completar la transferencia tendremos que conectar alguno de los dispositivos de lectura electrónica que estar registrado en la cuenta de ADE para poder leer los contenidos en el mismo .
La primera vez que un cliente descarga un ebook es complicado, ya que el software debe ser descargado y registrado. Una vez completados estos pasos, volver a repetir el proceso es menos complicado. Las dificultades técnicas pueden ocurrir en cualquier momento, ya menudo lo hacen. De acuerdo con la edición de enero de 2012 de Library Hournal, el 23 por ciento de los clientes no tuvieron éxito en la descarga de libros electrónicos, debido a cuestiones tecnológicas.
Una mano amiga
Si la biblioteca va a ofrecer libros electrónicos descargables, es necesario ofrecer capacitación y apoyo para el personal. A su vez, el personal tendrá que proporcionar formación y apoyo a sus usuarios.
Las bibliotecas están apoyando estas acciones con sesiones de capacitación, video tutoriales, demostraciones, o documentación. Mucho de este material están disponible en línea, ya sea de los sitios web de las bibliotecas públicas, YouTube, o sitios de los proveedores. Muchos de los vendedores de la biblioteca tienen una amplia formación y programas de apoyo para las bibliotecas de sus miembros.
La mejor formación, sin embargo, es la experimentación. Alentar al personal a practicar la descarga de libros electrónicos de la biblioteca. Si la biblioteca se lo puede permitir, puede comprar varios dispositivos de lectura electrónica diferentes para el personal. Estos pueden ser utilizados para la capacitación práctica tanto del personal o de los usuarios. Así pueden compartir consejos y técnicas con otros y experimentar con los diferentes dispositivos.
Presupuestos
La determinación de la cantidad de un presupuesto para gastar en libros electrónicos pueden variar en cada biblioteca. En la encuesta de 2011 sobre la penetración de libro electrónico, Library Journal calculó que las bibliotecas públicas están gastando alrededor de cuatro por ciento de sus presupuestos materiales de libros electrónicos. Este número creció a partir del estudio de 2010 por encima de dos puntos porcentuales. Cuando se le preguntó acerca de los presupuestos materiales de libros electrónicos en el año 2016, las bibliotecas prevén que el ocho por ciento del presupuesto se destinarán a los ebooks.
Como se mencionó anteriormente, siempre se debe tener en cuenta las necesidades de la comunidad para la adquisición de contenidos electrónicos, y tomar las decisiones presupuestarias sobre la base de esas necesidades. Siempre se puede empezar poco a poco con un programa piloto y ampliarlo si la demanda crece.
La demanda de libros electrónicos en las bibliotecas públicas está presente, cada vez con más fuerza, y no es previsible que esta dinámica no siga el camino recientemente iniciado.