domingo, 22 de enero de 2012

Los progres de Hollywood amenazan a Obama: ‘o las descargas o nosotros’


El presidente estadounidense se encuentra en una encrucijada que puede dejarlo sin apoyos y sin fondos para su campaña de reelección.

Tras conocerse el cierre de Megaupload, gran parte de la atención está puesta en la reacción que tendrá el Ejecutivo de Barack Obama. Aunque ha intentado negarse oficialmente, a pocos se les escapa que esta actuación se ha realizado precisamente en un momento en que la polémica por las leyes SOPA y PIPA está en su máximo apogeo, convulsionando las redes sociales y recibiendo protestas desde todos los ámbitos.
Ante el vendaval levantado, esta misma semana la Casa Blanca envió un comunicado para aplacar los ánimos de los internautas donde se aseguraba que "no vamos a apoyar una legislación que reduce la libertad de expresión, aumenta el riesgo de la seguridad cibernética, o atente contra Internet en el mundo y su dinámica innovadora". Lo cual no pudo ser más contraproducente: los destinatarios del mensaje dieron escaso crédito a las intenciones buenistas del ejecutivo, y además logró violentar al lobby hollywoodiense, cuya reacción no se hizo esperar.

En una exclusiva en Deadline se contó cómo desde este sector se tomaron las declaraciones como una "declaración de guerra", ante el que tomarían "represalias". Esto es, retirar el apoyo a la campaña electoral de Barack Obama.

Los magnates de la industria del entretenimiento apuntaron que de persistir el Ejecutivo norteamericano en esta actitud, que a su juicio no ayudaba a "salir de la crisis a un sector tocado por la piratería", retirarían su apoyo a la campaña presidencial. Y no sólo su apoyo: también sus fondos.
Inmersos en la campaña por la reelección, la popularidad de Obama atraviesa uno de sus peores momentos, según las últimas encuestas, que sitúan al presidente empatado en intención de voto con el republicano Romney, en torno a un 37%. ¿Podrá el presidente salir reelegido sin el apoyo financiero de los magnates hollywoodienses? ¿Y sin todas las estrellas que habitualmente lo acompañan en sus mítines?

Una campaña sin estrellas y sin fondos
Tras el cierre de la web de descargas, se abre un escenario complicado para Obama, al que puede que se le marchite entre las manos la nutrida lista de apoyos -cantantes y actores, sobre todo- que la semana pasada hicieron oficial su apoyo al afro americano. ¿Continuarán apoyándolo Arcade Fire, Chris Cornell (Soundgarden) Counting Crows, Jack Johnson, Lady Antebellum, Alicia Keys, los Jonas Brothers, John Legend, Adam Levine (Maroon 5) Regina Spektor, Ricky Martin, Gwen Stefani, Wilco, Jessica Alba, Warren Buffet...?

Además, se da otra circunstancia curiosa con algunos artistas concretos como Alicia Keys. La cantante apoya a Obama, pero también a Megaupload. Poco tiempo ha transcurrido desde que ella, Snoop Dogg, Kanye West, Chris Brown, The Game, o Kim Kardashian o P Diddy aparecieran en un video mostrando su apoyo a la página de descargas. Conviene no olvidar que Universal, Sony, Warner o EMI son algunos de los grandes sellos detrás de estas personalidades, y que estas compañías pertenecen a la RIAA, la asociación estadounidense de empresas discográficas que más ha criticado estas plataformas. (Libertad Digital)
¿Cómo puede afectar al cloud computing el fin de Megaupload?

Megaupload permitía almacenar datos en la nube, que ahora se han quedado atrapados sin previo aviso por el cerrojazo del FBI.

Publicidad
Más allá del debate sobre piratería, sobre si la acción del FBI es o no desmedida o sobre si las penas posibles de cárcel son o no excesivas, el cierre de Megaupload por una decisión policial estadounidense puede abrir también el debate sobre la seguridad del usuario frente al cloud computing.

Megaupload es, más allá del uso que se le de, un servicio de almacenamiento en la nube. Los usuarios pueden almacenar en los servidores de esta compañía sus datos, que no tienen por qué infringir los derechos de autor de nadie. Aunque existían usuarios que utilizaban el servicio Premium de la herramienta (que permitía saltarse todas las restricciones temporales) para poder acceder a los archivos de forma más rápida, también había quienes lo pagaba para poder almacenar y compartir información de la que eran legítimos propietarios.

Tras el cerrojazo que el FBI ha dado a las actividades de la compañía, toda esa información se ha quedado en un limbo. Los usuarios no pueden acceder a esos datos y no saben qué pasará con ellos, lanzado ya sus protestas en Twitter. El apagón fue tan inmediato que nadie tuvo tiempo a reaccionar y por tanto retirar sus archivos, que se han quedado atrapados por la investigación.

 "Puede que haya actividad ilegal en Megaupload, pero también hay mucha actividad legal, que ahora está amenazada", explica a la BBC Anthony Falzone, del Centro para la Internet y la Sociedad de la facultad de derecho de la Universidad de Stanford.
Aunque no es comparable (Megaupload era públicamente tachado como un site pirata y acusado por la industria del cine y de la música, algo que no sucede con otros sites de almacenamiento en la nube), el cerrojazo del site puede crear incertidumbre entre los usuarios que podrían refugiarse en firmas cloud con nacionalidades que blindasen su servicio ante cerrojazos sin aviso. Las empresas de almacenamiento en nube de Estados Unidos (desde Amazon hasta Google ofrecen esos servicios de una u otra forma) podrían verse perjudicadas.

Derecho a recuperarlos
Los consumidores españoles tienen derecho, como ha recordado Facua, a recuperar sus archivos. "Los usuarios de Megaupload tienen derecho a recuperar los archivos privados almacenados en sus servidores, por lo que el Gobierno estadounidense debe ponerlos a su disposición", alerta la organización de consumidores en un comunicado.

La asociación ha pedido al Gobierno español que reclame al estadounidense que devuelva a sus propietarios sus datos almacenados en la nube de Megaupload.


Fuente:  http://www.informadorpublico.com/Los_progres_de_Hollywood.html