martes, 30 de agosto de 2011

La auténtica Feria del Libro

Librero de plaza Italia dice que n su puesto se consiguen mejores títulos y precios que en la exposición anual
 

Grafitweet del día: ¿Sin los llamados de la gente, el programa de Andy duraría más o menos que una tanda?

Sos feriante, sos librero...? "Librero", se apura con más ánimo de corregir que de responder. Bueno, pasa que Carlos Aquino trabaja desde hace 35 años en la plazoleta conocida como "de los libreros". Por eso todo el rato seguirá negando una presunta condición de feriante. "No vendería ninguna otra cosa que no sean libros", dirá sin dar el brazo a torcer. Y ya con el último centímetro cúbico de exhalación –luego de regalarnos un buen título para el presente aguarrás porteña– rematará: "Yo, librero".

Dialoguito:

¿Tenés Rayuela?

Sí.

¿El Lobo Estepario?

En este momento no.

Carlos no soportaría ninguna otra intemperie. "Toda mi vida estuve entre libros. Empecé vendiendo textos escolares donde estaba la Librería del Estudiante... Eramos Salvajes", cuenta con la nostalgia de un Johnny Rotten. La duda persiste, Carlos, porque para ser un buen librero de Palermo tendrías que tener wifi.

"Ya te dije, un librero tiene la información en la cabeza. El resto es marketing".

Y seguís desconfiando en voz alta. Un buen librero de Palermo, Carlos, debería exponer bien adelante las misceláneas de Fabián Casas, y ni hablar de algún titulito de César Aira. Sin embargo –revisando el escaparate–, ¿quién es este señor? "Este señor se llama Bernardo Kordon. Ensayista y escritor argentino. Maravilloso, deberías leerlo. En esta feria y en las librerías, pero sobre todo en las librerías, abundan los despachantes de sánguches de hojas".

¿El Código Civil 2011?

¿Nación o Provincia?

Mmm...

Averiguá y volvé.

"Librero es un oficio en extinción. Quedan pocos. La distinción es entre libreros y gente que sabe maniobrar computadoras. A mí me piden un libro de Juanele y sé de qué están hablando. Y si no tengo nada del autor soy de los que puede recomendarte dónde ir... Sé algo de poesía, me gusta el ensayo, conozco de narrativa náutica..."

Estar con un buen librero es estar con un hombre que duda de que robar un libro sea robar. De todas formas, no es lo mismo robar en una biblioteca popular que en una de esas cadenas con mesas de novedades a modo de bienvenida. ¿Será apología del delito decir que es pecado dejar la juventud sin pasar por la experiencia de robar un libro y espiar a la vecinita?

"Yo conseguí una primera edición de Pizarnik. Te llegan cosas impensadas. La gente te vende y vos ves lo que hay. Ese es el atributo de un buen librero. Una vez encontré primeras ediciones de Rafael Alberti con sus movimientos, sus dibujitos... Cada uno lo vendí a unos 1.200 pesos... ¿A cuánto los compré? A 15. Trabajo bastante con bibliotecas de domicilio. Vamos a las casas y compramos. También laburamos mucho con coleccionistas"

¿De Amorrortu las Obras Completas de Freud?

Te lo debo.

Y entre el público hay de todo. Está el experimentado que dice "La Pizarnik" y la inmensa masa no lectora argentina que puede pedir novelas de Borges. Carlos está a pocas cuadras de la librería wi-fi más cercana, una que prefiere esconder los libros de Martín Kohan, a riesgo de vender menos ejemplares por día. Y sí, la gente que usa lentes de diseño es rara. "Vienen muchos gringos a la feria. Piden Ficciones, de Borges, y pretenden entrar al mundo de Cortázar por Rayuela. ¿Más nuevos? Sale lo que hace Andahazi".

¿El del puesto de al lado es feriante o librero?

"No voy a hablarte mal de colegas... Pero, sí, el del puesto de al lado es librero". ¿Y la chica gordita de allá? Carlos devuelve un apretón de labios y manda las cejas para arriba en son de piedad (N. de la R: un buen periodista, como nos enseñó Chiche, sólo ve escándalos donde otra gente apenas advierte gente bailando).

"¿La Feria del Libro? No la considero competencia desleal. Nos beneficia. El flujo de gente es descomunal y, al estar enfrente, participamos sin querer. Aparte, la Feria del Libro, la otra, coincide con el inicio de las clases y acá estamos a full con los libros de texto".

¿La otra Feria dijiste?

"Esta es la auténtica Feria del Libro. Tenemos libros usados que son, en promedio, el 50% más baratos, y se puede dar con hallazgos que no existen por allá" ("Por allá", y apunta con el mentón al Soho cercano). "Decime: ¿dónde vas a encontrar Todo verdor perecerá, de Mallea? El que sabe lo que quiere no pasa por librerías, viene acá".

Perdón que interrumpa. ¿Las obras completas de Dostoievski?

Tengo la versión filigranada

¿Te la muestro?
 

Fuente: http://www.clarin.com/ciudades/capital_federal/autentica-feria-libro_0_545345630.html