martes, 29 de marzo de 2011

El Derecho a la Información, es un derecho humano imprescriptible...


El deber de informar, garantía de derechos / Rodolfo Terragno *
Es cierto que la libertad de "publicar ideas por la prensa" (artículo 14 de la Constitución) está restringida, en la práctica, a los gobiernos, a los propietarios de los medios de comunicación y a quienes, sin ser dueños, tenemos acceso a ellos.
Claro que -dado el infinito número de opiniones existentes en la sociedad- la libertad de expresión permite que casi todas las ideas estén representadas. De todos modos, hay algo que está por encima de esa libertad. Es el derecho a la información.
Sus titulares no son quienes escriben. Son quienes leen. Los editores tienen el derecho de opinar y, también, la obligación de informar.

Impedir el cumplimiento de esa obligación es más grave que violar el artículo 14. El derecho a la información también está consagrado en la Carta Magna (artículo 75, inciso 22). Allí se establece que los internacionales son "complementarios de los derechos y garantías" que la propia Constitución consagra: "La Declaración Universal de los Derechos Humanos, que reconoce el derecho de "todo individuo" a "recibir informaciones".

"El Pacto Universal de Derechos Civiles y Políticos, por el cual "toda persona tiene derecho a (…) recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole". En el cumplimiento de la obligación de informar, ningún periódico puede ser intimado a revelar sus fuentes. Esto también lo dice la Constitución: "No podrá afectarse el secreto de las fuentes de información periodística" (artículo 43).

El titular de la cátedra de Derecho a la Información en la Facultad de Ciencias Sociales (Universidad de Buenos Aires), Damián Loreti, explica que "el derecho a la información pública es un medio para el ejercicio de otros derechos. Su culminación está en el derecho a la participación política, a la transparencia y a la vida en un estado democrático."

 Hechos como los ocurridos el fin de semana, y que afectaron a este diario, van contra la letra y el espíritu de la Constitución.

Violar los derechos de los editores, así sea por un día, es grave. Pero más grave es la violación del derecho de ser informados, que tienen los lectores: una garantía democrática que no puede alterarse. En ningún momento. Por ninguna causa.

* El autor fue perseguido por la dictadura militar y debió exiliarse a mediados de 1976. Editor de la revista Cuestionario, no dejó en ningún momento de expresar sus ideas y cumplir con el deber de informar.

Fuente:
http://www.clarin.com/opinion/deber-informar-garantia-derechos_0_452954797.html
 
Publicado en http://richardebury.blogspot.com/

Daniel Díaz /Bibliotecario Argentino
http://www.facebook.com/danieldiaz.ar