miércoles, 2 de junio de 2010

NO a la Reforma de LEY De BIBLIOTECAS [Colombia]

Como ya es conocido, dentro de las iniciativas de política pública del sector bibliotecario colombiano en los últimos tiempos, asistimos hoy a un hecho que merece ser destacado, la promulgación por parte del Congreso de la República de la Ley 1379 del 15 de enero de 2010, que provee un marco normativo a las bibliotecas públicas colombianas y les plantea retos para que cumplan su rol estratégico con respecto a la educación, la ciencia, la tecnología, la investigación, la cultura y el desarrollo económico y cultural de la nación. Para ello, la mencionada ley ha previsto las fuentes de financiación necesarias para llevar a cabo las acciones conducentes a cumplir con los derroteros planteados por el legislador en la materia, mediante la asignación de recursos provenientes del gravamen del servicio de telefonía móvil y de la estampilla Procultura.
Sin embargo, cursa actualmente una proposición emanada de la Honorable Cámara de Representantes en el sentido de limitar ampliamente la asignación de los recursos aprobados en la Ley 1379 de 2010, lo cual impediría de marea importante el cumplimiento de los preceptos establecidos en la misma ley, llevándola en últimas a convertirla sólo en un catálogo de buenas intenciones cuyo cumplimiento estaría sujeto al vaivén y vicisitudes políticas y económicas del país, que es precisamente lo que el espíritu de la ley quiso evitar.
Lo que busca la reforma es perpetuar la inequidad en la distribución de recursos para la cultura a favor del deporte, al eliminar la parte sustantiva del artículo 41 de la Ley 1397 de 2010 mediante el cual se asigna el 10% del 4% del gravamen de la telefonía móvil para el desarrollo de las bibliotecas públicas. Antes de ser sancionada la ley, el 4% del gravamen de la telefonía móvil se distribuía de la siguiente manera: el 75% para el deporte y el 25% restante para deporte y cultura, con lo cual el deporte ganaba por lado y lado. Con la promulgación de la ley se aprobó la destinación del 10% del 4% de los recursos que ingresen por concepto del gravamen de la telefonía móvil a favor de las bibliotecas, con lo cual se buscaba una mayor equidad en la distribución a favor de la cultura.
En consecuencia invitamos a la comunidad bibliotecaria a que nos unamos en una sola voz a fin de evitar que estos importantes logros se vayan al traste por iniciativas que buscan perpetuar inequidades: el deporte es importante para el desarrollo físico y mental de las personas, pero hasta cuando la cultura continuará siendo la "cenicienta del paseo", cuando su aporte es fundamental para preservar la identidad cultural de los pueblos, desarrollar la creatividad literaria y artística de las personas, y dinamizar la intelectualidad en pos del desarrollo tecnológico y social.
Edgar Allan Delgado F.

Presidente
Asociación Colombiana de Bibliotecólogos y Documentalistas