martes, 15 de junio de 2010

Libros donados por Manuel Belgrano a la Biblioteca Pública de Buenos Aires.

Mariano Moreno publicó en la Gazeta del 13 de diciembre de 1810 un pedido de donación de libros para la flamante biblioteca pública de Buenos Aires, actual Biblioteca Nacional Argentina. Uno de los primeros en responder al pedido fue Manuel Belgrano, por entonces vocal de la Junta.
Esa primera entrega estuvo formada por 70 volúmenes correspondientes a 44 obras, y fue acompañada con la promesa "de aumentar el donativo para después". (1) En 1811, Belgrano hizo dos nuevas entregas, completando 165 volúmenes de 87 obras que constituían sólo una parte de su valiosa biblioteca privada, atesorada desde la época de sus estudios en España, y, sin duda alguna, ésta era una de las más numerosas e importantes por los libros que atesoraba, del Buenos Aires de la época. La donación de estos libros, algunos de los cuales de gran valor bibliográfico dado su antigüedad y por supuesto de gran valor económico, demuestran la generosidad del prócer, que se desprendía de parte de su biblioteca, para fomentar la educación y la cultura como un elemento fundamental en la formación de los jóvenes estudiantes.
Dentro de las obras donadas figuran doce obras relativas a cuestiones de técnica y administración agrícola, materias de gran interés para Belgrano. Recordemos que en su gestión como Secretario del Consulado de Buenos Aires se ocupó de fomentar las actividades productivas como un elemento fundamental junto con la educación para lograr la felicidad de los pueblos.
Belgrano donó la famosa obra de Romusio Dere agraria, y varias obras teóricas y prácticas relativas al desarrollo agrícola y ganadero. Entre éstas encontramos: los dos tomos de Schabol de Práctica de la jardinería, en edición francesa; de Pedro Pablo de Pomar, dos tomos de la obra Causa de la escasez y deterioro de los caballos; Tratado del cultivo de las tierras del ingeniero francés Duhamel Dumonceau, en edición española; 4 grandes tomos de las Lecciones prácticas de agricultura de Seixo; 4 tomos en francés El botánico cultivador del barón Dumont de Courset, un innovador en la introducción de nuevos cultivos; dos tomos en francés de la Pequeña casa rústica o curso teórico y práctico de agricultura, de economía rural y doméstica; la célebre obra del sueco Karl von Linneo, Systema vegetabilium, en edición latina de 2 tomos; el Tratado elemental de historia natural, del zoólogo francés André M.C. Dumeril, entre otras obras.(2).
Las obras históricas que figuraban en su biblioteca abarcaban desde la monumental Historia general, civil, natural, política, religiosa de todos los pueblos del mundo, del alemán Johann Heinrich Lambert, hasta dos crónicas de diverso origen y opinión acerca de la revolución francesa, en versiones inglesas: Memorias que sirven de ilustración a la historia del Jacobinismo, del jesuita August Barruel, en 4 tomos, y los Anales de la revolución francesa, en 4 tomos de Antoine Francois Bertrand de Molleville. Se interesó también en las crónicas de las campañas napoleónicas, recurriendo a obras de distintos autores, algunas favorables y otras contrarias a esta figura contemporánea suya, tales como: Historia del general (Jean Victor Moreau), enemigo de Napoleón que murió en la batalla de Dresde, y las obras de los generales Desaix (De Veygoux), muerto al frente de las tropas napoleónicas en la batalla de Marengo, y (Jean Baptiste) Kleber, jefe de las tropas imperiales en Egipto y vencedor de los turcos en Meliópolis. (3)
También figuraban obras de los clásicos griegos y latinos: Platón, en la edición latina de Marsilio Ficino; Ovidio en versión castellana; Anacreonte, en edición bilingüe greco-latina; Tibula, en la versión francesa de Mirabeau, y otras obras clásicas y modernas de poetas y prosistas españoles, franceses e italianos. Esto nos demuestra el conocimiento de las lenguas clásicas que poseía Belgrano, como todo hombre culto de su época, y además el conocimiento de lenguas vivas, tales como el italiano y el francés.(4)
-1- Juan Carlos Melo, Donaciones de Belgrano a la Biblioteca Pública. En: INSTITUTO NACIONAL BELGRANIANO, Manuel Belgrano; Los ideales de la Patria .Buenos Aires, Manrique Zago Ediciones, 1995, p.165.
-2- Juan Carlos Melo, op. cit., p. 168.
-3-Juan Carlos Melo, op. cit., p. 168.
-4- Un inventario pormenorizado de la donación efectuada por Belgrano, excede la extensión de este trabajo por lo tanto, aquella persona que deseé profundizar en el tema puede consultar el trabajo de Juan Carlos Melo, anteriormente citado



Daniel Diaz
Bibliotecario Argentino