martes, 27 de abril de 2010

Razia laboral en la Biblioteca Nacional [PERU]


En la Biblioteca Nacional [PERU] , las historias de terror no están necesariamente en los libros, sino en la vida diaria de muchos trabajadores que vienen siendo presionados para que renuncien a sus puestos. Ya se cuenta una docena de "renunciantes", a los que sus jefes plantearon la disyuntiva de irse con su carta o ser destituidos, sin posibilidad de retorno a la administración pública por un largo período.

Otros cuentan, que les dijeron que si renunciaban mantendrían la opción de presentarse a los concursos de nombramiento y contrato (CAS) que se abrirán próximamente. Los funcionarios intermedios aseguran que la meta que se ha fijado la dirección de la Biblioteca es sacar de circulación a por lo menos 60 personas y reemplazarlas por gente de la estrella.

El 2009, el director Hugo Neyra pidió una larga licencia por motivos personales, y fue reemplazado por la directora técnica Nancy Herrera Cadillo, de militancia aprista, cuyo amor por los libros parece ser superado por sus lealtades partidarias. De ella se cuenta que trajo a la institución a la señora Carla Buscaglia, para que se encargue de retirar de circulación las publicaciones que pueden ser reemplazables por deterioro y obsolescencia.

La señora no tiene formación en bibliotecología
.
Pero su mérito particular es haber sido la primera esposa del presidente Alan García y madre de su primera hija. Doña Carla lleva cuatro años en el cargo con muy escasos resultados, sin embargo la intención sería ascenderla.

En síntesis, una Biblioteca en zozobra por un manejo partidista de una institución de cultura. Todo esto como preparativo del llamado Ministerio de la Cultura que Alan García dejaría para la posteridad al momento de retirarse… lleno de compañeros.
Fuente: